Foto: Rosana Calvo
  • Mañana se celebra la primera de las cinco jornadas de la Liga de Invierno J80 que el Monte Real Club de Yates organiza en exclusiva para los monotipos J80
  • Este año como novedad habrá juicios directos en el agua con el objetivo de agilizar la solución de los posibles conflictos que puedan surgir en la competición
  • Reuniones previas para los patrones y charlas de reglamento una vez finalicen las pruebas son otros de los cambios que se introducen en la liguilla de invierno
  • A flota se suman este año el Due de Portosín de Fernando García, el Alboroto patroneado por el campeón de España de J80 Javier Aguado y el Picacho en el que regresa a la clase J80 el vigués Miguel Lago 

Mañana sábado se celebra en Baiona la primera de las cinco jornadas de la Liga de Inverno J80 que la flota de monotipos del Monte Real Club de Yates se disputará en diversos fines de semana hasta el próximo mes de abril.

Serán cinco etapas en las que 16 veleros pelearán por convertirse en el mejor J80 de la temporada invernal, un título que ostenta el Okofen de Javier de la Gándara, ganador de la última edición de la competición, celebrada en 2018.

Además del Okofen de Javier de la Gándara, en la competición veremos al segundo y tercer clasificado de la edición anterior: el Cansino patroneado por Fernando Yáñez y el Miudo de Carlos Hernández, en el que se alternarán alumnos de la Escuela de Vela del Monte Real.

Junto a los habituales Namasté de Luis de Mira, Luna Nueva de Juan Luis Tuero, Maija de José Luis Pérez o Spaco de Santiago Estévez, entre otros, este año entrarán en competición veleros como el Due de Portosín, armado por Fernando García; el Picacho en el que regresa a la clase J80 el vigués Miguel Lago; o el Alboroto de Juan Ameneiro, que este sábado patroneará el menorquín Javier Aguado, campeón de España de J80.

Así hasta un total de 16 participantes de Galicia, Asturias, Madrid, Menorca y Portugal, serán los encargados de estrenar, este sábado, el año de regatas en Baiona.

El diseño de las jornadas será idéntico al de ocasiones anteriores. Si la meteorología lo permite, se celebrarán, en cada etapa, tres recorridos barlovento sotavento de doble vuelta. Serán entre 2 y 3 millas de recorrido para que las tripulaciones puedan demostrar su valía en dos ceñidas, dos popas y varias maniobras en boyas.

Este año, como novedad, habrá juicio directo en el agua, con la presencia de un juez que dictaminará in situ sobre las protestas que puedan surgir durante la celebración de las pruebas.

El objetivo de este arbitraje es agilizar la solución de los posibles conflictos entre veleros sin tener que esperar a que acaben las regatas para su resolución en tierra, evitando así que se retrase la publicación de las clasificaciones.

Otros de los cambios que se introducen en este 2020 son la celebración de reuniones de patrones previas a la competición, en el propio Monte Real Club de Yates, y charlas de reglamento una vez finalicen las pruebas.

Nota de prensa del Monte Real Club de Yates