Pero como nunca llueve a gusto de todos, tenemos dos titulares; uno para el Campus: “Los fallos en las touchs, condenan al campus a la derrota” y otro para Gernika “los avants locales, hicieron que la victoria local fuese mucho menos abultada”.

Al César, lo que es del César…. posiblemente uno de los mejores partidos el disputado hace unos momentos en Vizcaya, con la delantera haciendo su papel y placando y la línea no dejando pasar a los locales a hacer puntos. En defensa magníficos, y contundentes, recordemos el potencial que tiene el líder para hacer puntos y tanto solo un ensayo en la primera parte; … y ahora al lío…

y es que, viendo lo visto en la primera parte, el Campus con la expulsión temporal de Kalolo, fue superior al juego de Gernika, donde placando y ganando metros a los locales, tuvieron más el balón y jugaron más… pero solo hasta ahí, ya que en el momento de tener  ventaja y sacar el balón del campo, los visitantes no dieron una, no sabemos si por no marcar bien las jugadas o el desconocimiento de las mismas.

Las 4 posibles opciones de haberse metido en línea de ensayo, fueron desperdiciadas por los gallegos, sacando largo generalmente, y perdiendo el balón cerca de la línea de marca, en el propio saque.

Con un toma y daca constante, y tras no ver opción clara de entrar en la línea de puntos, el equipo local, con un recurso muy hábil, el drop, desatascó la jugada, tres puntitos al zurrón y mandar a todos a jugar de nuevo al medio del campo…  y ni tan mal, ya que Gernika sacó el balón por el lateral no queriendo jugar ya sobre el 43 para irse a los vestuarios a rehacer el equipo.

Ya en la segunda parte, más de lo mismo, adelantados para Gernika y fallos en los saques de banda para orense, y es que si contamos en la segunda parte…

touches, minuto 1 fallada, minuto 6 mal sacada, directamente al contrario… con lo que en el 10, se opta por pedir palos aún lejos para quitar presión al lanzador, no convirtiendo, y seguimos, en el 12 otra a favor en línea de 22 ofensiva para orense y parcial, otra vez, y es que  así no se puede jugar a este nivel.

Hasta el minuto 23 no pudo la potente delantera verdinegra hacer ensayo, y tuvo que ser arrasando en melé, donde no siempre el equipo gallego podía contener el pack de gordos Vasco. 13 a 0 en el marcador.

Tuvo el campus opción y lo hizo, con la expulsión por anti juego, de su mejor jugador el equipo local, y que hizo que en el primer acierto en la touch orensana, (en el minuto 68 de partido) Magui posase en la línea de ensayo, tras casi hacerlo Kalolo. 13 a 7 con 11 minutos por disputar. (o al menos eso nos parece al no disponer del acta todavía).

Al líder, le se ponen de corbata y aprieta, y aprieta la grada, que no se cree los adelantados tanto en jugada como al ir a ensayar de sus pupilos.

Con las piernas ya cansadas por el terreno de juego pesado, Gernika consigue  un golpe de castigo a 2 metros que pide a palos para asegurar la victoria y el 16 a 7 deja un sabor agridulce a los gallegos, que pudieron traerse si no la victoria, si algo más.

Ya pueden entrenar esta semana los Universitarios de Ourense los saques de banda, ya que hoy, no iba la lección bien aprendida; esa y la de las protestas al árbitro, donde hasta en dos ocasiones el colegiado, el señor Belarmino, quitaba diez metros a los visitantes por protestar, algo que todos sabemos que en este deporte de caballeros, no se debe de hacer, y más siendo reincidentes, ya se vió esta actitud en varios partidos esta temporada, con las consiguientes pérdidas de metros.

La próxima jornada, aun para el 21 de febrero, el nivel no baja, el colíder Hernani, visita la ciudad de las burgas, donde se verá, desde luego, un bonito espectáculo.

Grande el Campus por el partidazo de hoy a domicilio y en casa del líder.