Redacción deportes, 25 dic (EFE).- El duelo entre los Denver Nuggets de Facundo Campazzo y Los Angeles Clippers de Serge Ibaka se saldó a favor de los segundos a pesar de que el equipo californiano jugó los últimos seis minutos sin su principal hombre, Kawhi Leonard, que se tuvo que retirar tras un encontronazo con Ibaka.

Leonard dejó la pista sangrando por la boca tras recibir un codazo de su compañero de equipo cuando luchaban por un rebote al final del partido.

Tras la remontada protagonizada la temporada pasada por los Nuggets contra los Clippers, cuando los de Denver se convirtieron en el primer equipo en superar un 1-3 para ganar la serie 4-3 y pasar a la final de la conferencia, el partido se presentaba como una revancha ya que era la primera vez que los dos equipos se enfrentaban desde entonces.

Esta vez, los Clippers llegaron a Denver reforzados con la presencia del hispano-congoleño Serge Ibaka, procedente de los Toronto Raptors. Por su parte, los Nuggets han añadido a sus filas al argentino Facundo Campazzo en su primera temporada en la NBA.

Pero más allá de la oportunidad para los Clippers de borrar algo de la amargura de la eliminación de la pasada temporada, los más importante para el equipo de Kawhi Leonard y Paul George era demostrar que son un pretendiente serio al campeonato de la NBA.

Y los Clippers salieron a la cancha dispuestos a señalar que hay que contar con ellos. Tras las escaramuzas iniciales en las que los dos equipos se midieron, los angelinos empezaron a separarse en el marcador. En defensa y ataque, los Clippers superaban a los Nuggets.

Para intentar enderezar el partido, a falta de 1.49 minutos para el final del primer cuarto, el entrenador de los Nuggets, Michael Malone, mandó a Campazzo a la pista en sustitución de Porter Jr.

El cambio no funcionó. El base argentino presionó desde la línea de fondo para dificultar el ataque de los Clippers pero el equipo de Ibaka siguió moviendo el balón con comodidad y encestando con facilidad.

En los Nuggets sólo Nikola Jokic, con 10 puntos y 4 rebotes, aguantaba el tipo. Mientras, Ibaka tras jugar siete minutos tenía 3 puntos gracias a un triple y un rebote. El mejor de los Clippers era Paul George, con 10 puntos y 4 rebotes.

El segundo cuarto empezó con los de Malone en defensa en zona para intentar cambiar el ritmo del partido. Pero en poco menos de dos minutos, los Clippers habían aumentado la distancia a 13 puntos, 28-41 y Malone envió a Campazzo al banquillo tras jugar 3.11 minutos y con un casillero lleno de ceros.

Los Clippers siguieron moviendo el balón con facilidad en ataque, lo que les permitía encontrar el mejor hombre para anotar, la mayoría de las veces Leonard o George. Y cuando no anotaban a la primera, su control de los rebotes le permitía segundos y terceros intentos ante el aro contrario.

Al descanso se llegó con 55-72 en el marcador, una diferencia de 17 puntos. Ibaka anotó en el segundo cuarto otros tres puntos, Leonard se fue al vestuario con 12 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias y 3 robos y Geoerge con 13 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias y 1 robo de balón.

El pívot Jokic siguió siendo el hombre fuerte de los Nuggets con 16 puntos, 5 rebotes y 6 asistencias.

Tras el descanso, los Clippers se contentaron en gestionar la diferencia que habían conseguido en los primeros 24 minutos de juego y en el tercer cuarto anotaron un total de 26 puntos por los 24 de los Nuggets, lo que dejó el marcador al final del tercer cuarto en 79-98, con Jokic como puntal de los Nuggets y George el máximo anotador de los Clippers con 21 puntos.

En el último cuarto, los Nuggets intentaron repetir historia y darle la vuelta al marcador. El equipo de Campazzo le endosó un 6-0 a los Clippers. Pero a pesar de que Jamal Murray despertó y sus triples recortaron la distancia a 11 puntos, los Clippers prevalecieron gracias a la eficacia de George.

Al final, Jokic fue el máximo anotador del partido, con 24 puntos, seguido de George con 23. Jokic también fue el líder en asistencias, 10, y se hizo con nueve rebotes. Ibaka tuvo otra noche eficaz, con 15 puntos, 2 rebotes, dos asistencias y un tapón, lo que le convirtió en el tercer jugador más valioso de los Clippers.