El miércoles el Palacio de los Deportes acogerá el match-ball de esta Liga Endesa. En el Palau se  igualó la serie (73-62) en el cuarto partido y la manda de nuevo a Madrid. Habrá un quinto partido. Una oportunidad más. Un cara o cruz. O el todo o la nada. El miércoles 19 a las 22:00 sabremos quién alcanza la gloria del título. Solo por el espectáculo que nos han brindado en estos 4 partidos ya han ganado los dos.

El Barcelona Regal tiró de garra y orgullo para derrotar al Real Madrid (73-62) en el cuarto duelo de la final de la Liga Endesa, en ese en el que los blancos se podían haber proclamado campeones de liga en el feudo de su eterno rival.

Un Tomic inconmensurable en el primer cuarto, en el que anotó 14 puntos -acabó el partido con 18 puntos y 11 rebotes- los locales deshicieron la igualdad inicial (11-10, min.5), para cerrar la primera manga seis puntos arriba (23-17). Lorbek y Mavrokefalidis arrimarían el hombro al inicio del segundo cuarto y el Barcelona, que hasta ese momento había marcado el ritmo del partido con, esta vez sí, un acertado Huertas, y controlado el rebote, alcanzaría la máxima ventaja hasta el momento (27-19, min.15).

Pero el Madrid reaccionaría de la mano de segunda unidad. Laso había dado entrada a Sergio Rodríguez y Felipe Reyes, y ambos le dieron un nuevo aire al conjunto visitante. Los blancos apretaron en defensa. El Barça, muy desacertado en los tiros de tres (1 de 11 al descanso), empezó a fallar también en el juego interior y un triple de Sergio Rodríguez al final del segundo período permitió al Real Madrid marcharse solo dos puntos abajo al descanso (34-32).

En la reanudación Draper la metería de tres y los de Pablo Laso tomaron el mando (34-35). Solo fueron unos segundos. Los triples de Huertas y Oleson y cinco puntos de Navarro devolvieron la ventaja a los de Xavi Pascual (45-39, min.25). Navarro se echó entonces la mano al muslo y pidió el cambio. El Madrid olió la sangre, pero sus posesiones al límite acababan casi siempre en malas selecciones de tiro. Los robos de Draper y un par de canastas fáciles fueron la soluciones a los problemas ofensivos de los visitantes, que igualarían de nuevo el choque al inicio del último período (49-49, min.31).

Sin embargo, los puntos de Mavrokefalidis, que esta vez parecía llevar toda la vida jugando en el Barça, la dirección de Huertas y la asfixiante defensa azulgrana provocó un parcial de 9-0 (61-52, min.35) que al final resultaría decisivo.

Laso ordenó entonces una defensa zonal que se le atragantó a los hombres de Xavi Pascual. El Real Madrid se colocó solo dos por debajo (63-61) a falta de dos minutos para el final. Pero los tiros libres y un triple final de Lorbek, además de una técnica sobre Rudy por protestar, decidieron la victoria para el conjunto local.

La liga se decidirá, por tanto, el próximo miércoles, en el Palacio de la Comunidad de Madrid, adonde los azulgranas acudirán sin Jawai ni Mickael ni probablemente su gran estrella, el escolta Juan Carlos Navarro, lesionado en el muslo derecho en el tercer cuarto del partido.