La figura del alero LeBron James volvió a agrandarse más que nunca y con un doble-doble (37 puntos y 12 rebotes) lidero a los Heat de Miami al triunfo de 95-88 ante los Spurs de San Antonio en el séptimo partido de las Finales de la NBA que ganaron por 4-3 al mejor de siete.

Los Heat, con un James sensacional en cada momento del partido y en todas las facetas del juego, revalidaron su título de campeones ante un rival, como los Spurs, que hizo también méritos para haber conseguido su quinto título de liga, que los estableciesen como la cuarta dinastía, pero enfrente tuvieron la mejor versión del «King», sin discusión el mejor jugador de la NBA.

 

EFE