El Celta golea a Las Palmas en un partido en el que Iago Aspas fue la estrella olívica. El de Moaña anotó tres tantos, en un encuentro en el que Emre Mor se estrenó como goleador y en el que el Tucu también anotó. Vitolo y Remy maquillaron el resultado para los canarios. Rubén Blanco fue expulsado en una acción muy discutible.

Ficha Técnica
UD Las Palmas: Chichizola; Míchel Macedo (Lemos, min. 62), David García, Bigas, Borja Herrera (Vitolo, min. 62); Hernán Santana, Aquilani, Jonathan Viera; Tannane, Calleri y Momo (Rémy, min. 46).

RC Celta: Rubén Blanco; Wass, Cabral, Sergi Gómez, Jonny; Pablo Hernández (Radoja, min. 80), Lobotka, Jozabed (Fontás, min. 64); Emre Mor (Sergio Álvarez, min. 55), Sisto y Aspas.

Goles: 0-1, min. 16: Emre Mor. 0-2, min. 20: Aspas. 0-3, min. 49: Aspas. 0-4, min. 71: Pablo Hernández. 0-5, min. 76: Aspas. 1-5, min. 90: Vitolo. 2-5, min. 90+3: Rémy.

Árbitro: David Medié Jiménez (Comité Catalán). Expulsó con tarjeta roja directa al portero visitante Rubén Blanco (min. 52) por derribar a Calleri. Además, mostró tarjeta amarilla a su compañero Jozabed (min. 27) y a los locales Bigas (min. 51) y Aquilani (min. 61).

Se enfrentaban en tierras isleñas dos equipos que no han comenzado la temporada como se esperaba y que buscaban una reacción a sus problemas clasificatorios. El gato al agua se lo acabó llevando el Celta, que hizo valer su poderío ofensivo y que echó el candado en defensa cuando le tocó hacerlo, algo que hasta ahora no había ocurrido. Guiados por un magistral Iago Aspas, se llevan 3 magníficos puntos de Gran Canaria y una recarga muy importante de moral para los próximos encuentros. Las Palmas sigue sin recuperar su buena versión ofrecida la pasada campaña y deambula sin pena ni gloria, desperdiciando sus oportunidades de sumar.

 

El choque comenzó con mucha igualdad y con ambos equipos intentando imponerse en la medular. Los locales lo intentaron en las jugadas de estrategia, pero la zaga olívica respondió a los envites desviando las ocasiones de gol. Presionaban los amarillos la zona de creación olívica y estos optaron por buscar balones directos en ataque, con un Emre Mor muy activo en los primeros compases y que hacía de referencia ofensiva junto a Aspas, a posteriori, el héroe de la noche.

La primera del encuentro la tuvo Tannane en sus botas, tras un pase de Calleri, pero cuando se disponía a fusilar a Rubén Blanco, Jonny se cruzaba por el medio e impedía el tanto. Poco después era Jonathan Viera el que lo intentaba tras zafarse de Lobotka, pero su disparo se marchaba desviado de la meta.

Y cuando mejor estaba plantado Las Palmas sobre el terreno de juego y llevando la iniciativa, llegó el primer tanto vigués. Wass subía por banda y cedía para Emre Mor, que sin pensárselo dos veces, se sacaba de la manga un disparo muy ajustado al palo y ante el que nada podía hacer Chichizola.

Cuatro minutos después llegaría el segundo, tras un error del cancerbero. Aspas encaraba a Borja en banda derecha dentro del área, se sacó un centrochut aparentamente inofensivo, pero Chichizola fallaba al intentar despejar con el pie y el balón se colaba en la meta. Transcurrían 20 minutos y los gallegos ya mandaban en el marcador.

Las Palmas no se amilanó con los goles y buscó la meta rival, pero se encontró con un Rubén Blanco muy inspirado. Primero tiró de palomita para evitar el tanto de David García de cabeza y poco después se hacía con el cuero al detener un mano a mano con Calleri. El meta se convirtió en una pesadilla para el ataque canario. Antes del descanso volvió a lucirse con otras dos paradas de mérito. Primero se anticipó a un pase de la muerte de Calleri a Viera y poco después desviava un disparo a quemarropa de Momo.

Antes del descanso Hernán desperdició una buena ocasión para recortar y Sisto no acertó a matar el partido. Las Palmas había gozado de muchas más ocasiones, pero el acierto de Rubén y la eficacia del Celta en ataque, los tenía contra las cuerdas.

 

Tras el descanso, el Celta salió más enchufado y Aspas anotó el tercero de los suyos. Contragolpe de los gallegos y Jozabed asistía al delantero de Moaña que no perdonaba. Los vigueses dejaban el partido visto para sentencia, pero un error del colegiado, que expulsó a Rubén Blanco tras una jugada con Calleri en la que el meta tocaba primero balón, pudo meter a los canarios en el encuentro.

Los vigueses con uno menos, no se amilanaron y buscaron el cuarto, que llegaría de la mano de Tucu Hernández. El chileno remataba libre de marca un centro de Jonny y batía al cancerbero local. Aspas cerraría la manita y su hattrick particular minutos después, tras aprovecharse de un nuevo error de la zaga en la marca.

Ya con el partido sentenciado, Vitolo y Remy maquillarían el resultado, aprovechándose de la relajación gallega. Al final 2-5 para los vigueses y tres puntos de oro para meterse en mitad de tabla. Las Palmas sigue sufriendo en la parte baja.

Foto: LaLiga

 

Comentarios