El partido fue tal y cómo se esperaba. Campo pequeño de tierra con un rival que jugó al 200% y que complicó mucho las cosas a los ourensanistas. A pesar de las dificultades los hombres de Antonio Dacosta fueron fieles a sus principios e intentaron mantener su fútbol de toque sin escapar del cuerpo al cuerpo, donde se emplearon con bravura. A pesar de tener el dominio del partido las ocasiones fueron muy escasas en la primera mitad.

Era muy complicado crear fútbol y las aproximaciones ourensanistas morían cerca del área sin llegar a crear peligro de verdad, tan sólo Xaco tuvo una muy clara que acabó en las manos del portero local. Lo mejor fue que en defensa los ourensanistas estuvieron muy aplicados y Lucas Sierra tan sólo tuvo que intervenir para atrapar los balones colgados sobre su puerta.

En la segunda mitad los ourensanistas salieron lanzados y tuvieron varias ocasiones clarísimas por mediación de Xaco, Rubén Durán y Hugo que obligaron a Marcos a hacer grandes paradas.

Unai y Adrián refrescaron el ataque y en el minuto 30 llegó el gol. Gran pase de Rubén Durán sobre Adrián, el delantero se interna en el área con velocidad y su centro raso fue rematado en el segundo pao por Unai. Gol acogido con gran alegría por los más de 200 seareiros ourensanistas presentes en el campo.

 

Los de Dacosta no consiguieron cerrar el partido con un segundo gol y en el tramo final sufrieron con los balones colgados por los locales que hicieron trabajar en defensa la todo el equipo ourensanista para conservar tres puntos importantísimos que los sitúan terceros con 6 puntos empatados con el propio Vilariño, Allariz, Xunqueira y Maside, y a un punto del segundo, Velle y a tres del líder Bande.

Foto: Yedra Seara