Vigo, 13 may (EFE).- La portera Meriem Ezbida no continuará la temporada 2020-21 en el Mecalia Atlético Guardés, con el que jugó las últimas dos campañas en la L de balonmano.

«Desde el club le agradecemos su trabajo, esfuerzo e implicación desde el primer día que puso pie en A Sangriña y le deseamos, de corazón, toda la suerte del mundo en sus futuros proyectos», señala la entidad gallega en un comunicado.

La portera andaluza se despidió, a través de una carta, de un Atlético Guardés al que considera su «amor platónico» de los equipos de balonmano porque «siempre» soñó jugar en su pabellón, por eso recuerda que cuando recibió la oferta sólo lo pensó «una vez».

«Me diste Europa, me diste sueños, remontadas imposibles. Me diste el vértigo de verte el número 1 de la clasificación y sentir que jugábamos con 8 en casa. A cambio yo siempre te di lo mejor de mí, o eso intenté: la ilusión de una novata y el 120 por ciento de implicación y compromiso», destaca Ezbida en su carta de despedida.

Que suerte tengo de tener algo de lo que me cueste tanto despedirme”

Cojo la frase prestada porque no me imagino mejor forma de empezar. Voy a seguir poniéndome sentimental, como es propio en mí, para comparar al Guardés con mi amor platónico de los equipos de balonmano.

Siempre te admiré y soñé con jugar en tu pabellón. Así que cuando tuve la oportunidad de que se hiciese realidad sólo me lo pensé una vez, porque a la segunda ya estaba diciéndole a Prades que sí.

Con la ilusión y la pasión de una recién llegada que he mantenido intacta durante dos temporadas. Me has dado tantas cosas. He vivido dos vestuarios maravillosos, con cada compañera que pasó a ser amiga y llevo siempre conmigo.

Me diste Europa, me diste sueños, remontadas imposibles. Me diste el vértigo de verte el número 1 en la clasificación.

Me diste la mejor afición del mundo y sentir que jugábamos con 8 en casa.

Me diste un pueblo y la sensación de hogar. Me diste viajes interminables y mil anécdotas para contar.

A cambio yo siempre te di lo mejor de mí, o eso intenté: la ilusión de una novata, el 120% de implicación y compromiso. Te di el sentimiento de amor por tus colores y me enamoré de tu tierra y de su gente.

Así que ahora veo que siempre fue un amor correspondido. Y que como en las mejores historias, me voy siendo mejor gracias a todo lo que nos dimos. Infinitas gracias.

Y que nos volvamos a encontrar.»