La expedición formada por Chus Lago, Verónica Romero y Rocío García, ha alcanzado la localidad siberiana de Severobaikalsk, el punto más al nortehasta el que es posible caminar sobre la superficie congelada del lago Baikal. El equipo partió desde la localidad rusa de Kultuk, en el extremo sur, el 1 de febrero y ha tardado 24 días en recorrer de sur a norte los 640 kilómetros de largo del lago más antiguo del planeta.

 

Esta expedición forma parte del proyecto Compromiso con la tierra, que aspira a completar 1.500 km de travesía sobre hielo en distintas fases. Es el tercer viaje de este proyecto, después de

Laponia en 2016 (200 km.) y el casquete polar de Barnes, en Canadá, en 2017 (190 km.).

 

Compromiso con la tierra busca visibilizar, mediante desafíos deportivos de alto nivel, la delicada situación en la que se encuentran las regiones polares como consecuencia del aumento de las temperaturas globales. El lago Baikal es la mayor reserva de agua dulce del planeta, además de hogar de flora y fauna endémica y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

 

Durante la travesía, Chus Lago y su equipo se han encontrado con numerosas dificultades, tales como el mal estado del permafrost, la capa de agua congelada que cubre el lago durante dos meses al año y que se debilita como consecuencia del cambio climático. Chus Lago habla de los continuos estallidos del hielo y de la dificultad en algunas zonas de conocer el grosor de la plataforma helada sobre la que caminaban. También han tenido que soportar días de fuerte ventisca, que provocó sensaciones térmicas por debajo de los -50º.

 

La llegada a España de las deportistas será el 28 de febrero.