La eficacia del Guijuelo acaba con el Celta

0

El Celta B cayó en Barreiro ante un rival con una eficacia demoledora, que acertó en dos jugadas de estrategia y en su única llegada en juego para llevarse un partido dominado por completo por el cuadro local. El Guijuelo defendió con todos en su campo su tanto inicial y deshizo el empate de Borja Iglesias en sendas jugadas a balón parado.

 

Celta de

Vigo

«B»

 

Club

Deportivo

Guijuelo

 

Celta B: Rubén, Pablo Pérez (Aitor, min.69), Soto, Goldar (Borja Domínguez, min.46), Maceira, Antón, Borja Fernández, Marcos (Yelko, min.46), Añón, Fernán y Borja Iglesias.

 

Guijuelo: Wilfred, Gago, Tejedor, Jonathan, Ángel Martínez, Javi Moreno, De la Mota (Carlos Rubén, min.58), Óscar Valero, Chuchi Manu Moreira (Pino, min.88) y Garbán (Tomás, min.80)

 

 

Árbitro: Sánchez-Seco Otero, del comité madrileño. Expulsó con doble amarilla a Javi Moreno (min.78) y amonestó a Soto, Maceira, Pablo Pérez, Aitor, Óscar Valero, Chuchi

 

Campo: 7ª jornada de Liga de la Segunda División B disputada en el campo de O Barreiro, unos 600 espectadores

celta escudo
 

1

 

3

 

mini-balon.1-1, min.58: Borja Iglesias;

 

mini-balon.0-1, min.12: Garbán;

mini-balon.1-2, min.63: Chuchi;

mini-balon.1-3, min.75: Manu Moreira

 

 

Mucha disputa en el arranque de un partido de gran intensidad en el que en el tramo in inicial la firme presión en el centro del campo impidió que se fabricase ocasión alguna en las áreas. El filial celeste fue asentándose poco a poco y acaparando la posesión, aunque sin espacios para llegar con claridad a la zona de peligro. Lo hizo en su primera llegada el Guijuelo. A los 12 minutos, centro desde la izquierda remate franco de Chuchi, paradón de Rubén y Garbán empujó el rechace  la red en semifallo. Un minuto después, buena jugada de Añón y remate desde la frontal que salió ligeramente elevado. Un minuto después, buen centro de Maceira y remate de Borja Iglesias que despejó con apuros Wilfred. El Celta B reacciono con rabia al tanto encajado y comenzó a llegar con soltura y claridad, aún con el Guijuelo totalmente encerrado en su campo.

 

El dominio de los celestes era abrumador, con largas posesiones en campo de un rival muy ordenado y que salía a la contra en cuanto recuperaba el cuero. La barrera defensiva del Guijuelo era tan numerosa como sólida y el Celta B aplicó infinita paciencia para tratar de derribarla. En el tramo final, el Celta B mantuvo su presión sobre el Guijuelo, cada vez más atrás. Antón y Borja Iglesias probaron desde la frontal sin fortuna. Difícil tarea ante un adversario que tenía a los once jugadores en campo propio y se aplicaba al máximo en defender su ventaja. El descanso llegó sin que el filial pudiese superar a la zaga visitante.  Tras la reanudación, con dos cambios en los celestes, el filial retomó su dominio y acoso. Fernán, en el primer minuto, se revolvió en el área y remató a las manos de Wilfred. A los seis minutos, buen pase de Yelko hacia Borja Domínguez, quien entró en el área y cayó derribado sin que hubiese sanción. El partido se jugaba de manera exclusiva en campo de un Guijuelo que apenas entraba en contacto con el cuero salvo para despejar balones. El gol, más que merecido del empate, llegó a los 13 minutos, Gran centro de Maceira y cabezazo a la red de Borja Iglesias. El empeño del Celta B tenía recompensa.

 

Y se mantuvo en busca de la victoria, con llegadas constantes y un juego cada vez más fluido a pesar de las trabas del aguerrido rival.Y a los 18 minutos, nuevo varapalo. Primer remate, de falta, y gol del Guijuelo. Chuchi lanzó con maestría desde la frontal y cuero llegó a la red tras rebotar en el larguero. Injusto resultado, premio excesivo para un Guijuelo que apenas pasaba del centro del campo y se encontró con dos tantos en sus únicos remates a puerta. Y el tercero, poco después, también pudo acabar en gol, pero Chuchi, solo ante Rubén remató alto. El filial había acusado el golpe del tanto visitante y perdido parte de su ímpetu y precisión. El Guijuelo volvió a acertar en otra jugada de estrategia. Falta en corto hacia Manu Moreira, quien remató pegado al palo. El partido se le escapaba al equipo celeste de manera lastimosa ante un adversario ordenado en defensa, trabajador y con una eficacia tremenda, ya que el dominio, la posesión y las intenciones las habían puesto el cuadro local.

El filial empujó en los minutos finales, ante un Guijuelo con diez jugadores, pero no pudo sumar en un encuentro con un resultado injusto.

Fuente: celtavigo.net
Foto: lavozdegalicia.es