Kyle Singler. Su nombre huele a NBA. 356 partidos en la mejor liga de baloncesto del mundo, repartidos entre Detroit y Oklahoma City, le avalan. Una competición que, sin embargo, puede llegar a ser muy amarga y caprichosa. Este verano, el jugador fue cortado por los Oklahoma City Thunder y el destino lo llevó de vuelta a la ACB. Concretamente a Santiago de Compostela, después de haber jugado, con anterioridad, para Lucentum Alicante y Real Madrid.

Después de las habituales semanas de adaptación y un arranque dubitativo, el estadounidense parece haberse reencontrado con su mejor nivel: 13 puntos y 20 de valoración en apenas 20 minutos ante el Gipuzkoa. En el Multiusos entienden de baloncesto y son conscientes de la gran calidad que atesora Singler. Y de ahí los aplausos y el cálido festejar de la afición santiaguesa en cada canasta anotada por el jugador. Un cariño, recíproco, que el propio jugador ha declarado en una entrevista a El Correo Gallego, donde explica sus sensaciones en estas primeras semanas en Galicia y cómo acabó en estas lluviosas tierras.

VÍNCULO ENTRE EL OBRADOIRO Y LA NBA

“Conozco al que está en Dallas [Kléber]. [Salah Mejri] también está allí. A Russell no le cae bien, no se llevan muy bien [se ríe, al parecer ambos jugadores han tenido varios enfrentamientos en la pista]. De Muscala no sabía que había estado jugando aquí. Son muy buenos jugadores. Muscala y Kléber son muy buenos jugadores. Yo me puedo parecer algo a ellos pero soy diferente.”

DIFERENCIAS ENTRE LA ACB Y LA NBA

“La NBA está basada en actuaciones personales. Los mejores jugadores ponen el espectáculo, meten muchos puntos y son el motor del equipo. En Europa necesitas un buen grupo para tener éxito.”

LLEGADA A SANTIAGO, ¿OFERTAS DE EUROLIGA?

“Podía haber dicho que solo quería ir a un equipo de Euroliga, poner ciertas condiciones u objetivos irreales. Podría haber pensado que merecía esto o lo otro, pero no lo veo como una posición de éxito. No creo que por estar en la NBA mereciera ir a un equipo europeo mejor o peor. Solo con tener la opción de estar en un equipo que es competitivo, que juega con dureza y que quiere ganar, ya me parece al menos tan bueno como jugar en un equipo de Euroliga que quizá no tenga mis valores o mis objetivos. Y en este equipo vi hambre y deseo, con un entrenador con la cabeza muy centrada en el baloncesto y al que le gusta enseñar. Me pareció una buena opción.”

CAMBIO DE SISTEMA Y ADAPTACIÓN A MONCHO

“Te hace pensar continuamente. Hace ejercicios que nunca había hecho o quizá una vez o dos. Él espera que lo hagamos siempre bien, como en los partidos. Te reta a concentrarte pero al mismo tiempo debes meter los tiros y realizar el pase correcto. Me gusta su estilo y sus entrenamientos. No puedes poner el piloto automático, no quiere que seas un robot en pista. Quiere que pienses, que maximices tu talento, tus habilidades y tu mente.”

OBJETIVOS A CORTO PLAZO Y RENDIMIENTO PERSONAL

“Sé que tendré partidos buenos, pero a veces hay que ver cómo transcurren y no voy a tener siempre mi mejor nivel. Sé que debo tener paciencia hasta que aparezcan esas oportunidades. El último fue mi mejor partido aquí. Fui agresivo, vi oportunidades de anotar y las aproveché. Era cuestión de tiempo.”

Foto: Antonio Hernández

Comentarios