Octava plaza de lujo para Ivan Feijoo, del Clube Ciclista Maceda – Escola JA Hermida, en el Mundial junior de Zolder,  terminaba a 1:34 del ganador, el neerlandés Jens Dekker, que ratificaba su condición de favorito

  • El ourensano ha logrado el mejor resultado junior del ciclocross español desde aquella lejanísima medalla de plata de Gaizka Lejarreta en el Mundial de 1996 en Montreuil sous Bois, en las afueras de París

 

 

Feijoo terminaba a 1:34 del ganador, el neerlandés Jens Dekker, que ratificaba su condición de favorito, aunque a sólo 34” del bronce que fue para el francés Thomas Bonnet, con otro galo, Michael Crispin, como plata, a 35” del ganador.  Al gallego le faltaron dos segundos para ser séptimo, justo detrás de la gran decepción del día, el belga Jappe Jaspers que pronto perdió sus opciones.

Ha sido genial. La carrera muy dura desde el principio por culpa del mal tiempo. La clave ha estado en la salida ya que he salido muy bien, mejor de lo que pensaba. He comenzado a ir para adelante porque me he encontrado muy bien de fuerzas. He llegado a ir séptimo, pero tuve un enganchón, perdí dos plazas, pero pude volver a remontar. Muy contento con la experiencia”.

En el puesto 26, a 2:41, finalizaba Jofre Cullell: “He salido bien, pero en la primera curva tuve un enganchón, he perdido algunas plazas. Luego a falta de dos vueltas me he quedado sin frenos y no he podido hacer más. Pero contento porque era mi primer Mundial”.

La mala suerte se personalizó en Jokin Alberdi. “También he salido bien, he llegado a estar en torno al décimo, y bastante bien de fuerzas, pero en una bajada me he caído, he torcido el manillar y a partir de ese momento, para atrás. Una pena pero espero que en próximos Mundiales me tome la revancha, aunque en este llegaba con muchas ganas”. Al final, trigésimo cuarto, a 3:23.

Finalmente Richard Brun era 50º, a 4:42. “En la curva que se enganchó Jofre, también lo pillé yo y se me rompieron varios radios de la rueda. Perdí bastante tiempo hasta el box y luego la carrera fue a la contra. Ha sido un Mundial muy duro”.

Y es que la lluvia hizo acto de presencia, en un día fío y ventoso, en el que Dekker –hijo del ex corredor de Caja Rural de los ochenta- dominó de principio a fin en una prueba que posiblemente tuviera el primer medallista de color de la historia de esta disciplina en la persona de Crispin. Francia se llevaba el triunfo por naciones por delante de Países Bajos y Bélgica con España en séptimo lugar. 

 

Alicia González, decimosexta

La prueba debutante en los Mundiales, la carrera de las sub23, se saldó con la histórica victoria de la británica Evie Richards, con 35” sobre la checa Nikola Noskova y 47” sobre la neerlandesa Maud Kaptheijns; con la decimosexta plaza de Alicia González, a 3:38, y con el abandono a falta de sólo una vuelta de la gran favorita, la belga Femke Van Driessche… a la espera de que se aclare la polémica del posible motor, otro escándalo innecesario para nuestro deporte. Por segunda vez en el día, Bélgica se quedaba sin pisar el podio.

“Tuve una salida muy buena, llegando a estar la cuarta en la primera curva. Pero cuando llevábamos media vuelta se me salió la cadena y perdí algunos puestos. Estuve luchando a partir de ese momento por estar en el top diez, aunque a falta de vuelta y media me quedé cortada del grupo en el que iba por un enganchón. La pena es que luego me faltaron piernas para remontar y perdería algunas plazas más, para acabar la 16. La carrera fue muy dura porque estuvo lloviendo todo el rato, pasamos bastante frío y el circuito se puso muy diferente al que vimos entrenando. Contenta como se ha desarrollado la carrera, pero no tanto con el puesto”.

Por su parte Alba Teruel acababa en el puesto 22, a 4:28. La valenciana nos contaba que terminaba satisfecha “porque saliendo la última he podido remontar bastantes posiciones hasta quedarme por la mitad o así. Veía que tenía un grupo cerca, pero al final no ha podido se. He acusado mucho el frío, las manos no me iban y no he podido apretar como quería. Se me ha hecho muy dura por el viento frío, por el agua. Satisfecha porque no tenía una idea de donde podía acabar. Bien, pero sin más”.

España terminaba por equipos octava –la mejor nación de las que alineaban sólo dos corredoras- en una general que también se llevaba Gran Bretaña.

 

Fuente: RFEC