Foto: Amadeo Rey

Ficha técnica

0- RC CELTA DE VIGO B: Iago; Ferrarés, Lucas, Carlos D. (Sergio Carreira, m.66), Pampín (Raúl García, m.83); Holsgrove, Markel; Alfon (Gabri Veiga, m.77), Manu Justo, Bruninho (Losada, m.66); y Josipovic (Lautaro, m.66).

3- SD COMPOSTELA: Pato; Saro, Álvaro Casas, David Soto, Jimmy; Pablo Antas (Gabri Palmás, m.88); Miki (Samu, m.79), Bicho (Baleato, m.79), Juampa (Josiño, m.59); y Primo.

Goles: 0-1: Pablo Antas, min.63; 0-2: Brais Abelenda, min.85; 0-3: Primo, min.87.

Árbitro: Pérez Fernández (Castilla y León). Amonestó a Pampín, Lucas y Onésimo (en el banquillo), por el RC Celta de Vigo B; y a Juampa, Jimmy y Primo, por el Compos.

Incidencias: Estadio Municipal de Barreiro (Vigo). Partido de la séptima jornada de liga del Grupo 1 Subgrupo A de la Segunda División B disputado ante 300 espectadores.

Santiago de Compostela, a 6 de diciembre de 2020.- La segunda victoria de la SD Compostela en liga llegó con el mismo resultado que el primero y con un auténtico partidazo de los nuestros. Las buenas sensaciones que dejaban los blanquiazules se tradujeron hoy en los tres puntos, después de superar al Celta B en Barreiro por 0-3. Segundo triunfo del año, primero como visitantes, para alcanzar los diez puntos.

En un duelo en el que los blanquiazules fueron superiores a su rival desde el pitido inicial, los goles no llegaron hasta la segunda mitad. En el 63, abrió la lata Pablo Antas desde el punto de penalti, ventaja que ampliarían Brais Abelenda y Primo en los últimos compases.

Llegaba el Compos a Barreiro con el propósito de que las buenas sensaciones se refrendasen con un triunfo. Repitiendo el mismo once que la semana anterior, los nuestros salieron a por todas desde el arranque, sabiendo que si repetían la imagen de pasadas semanas, los tres puntos acabarían llegando.

Fruto de esa gran salida, a los cinco minutos avisarían los nuestros con una acción tras robo en la que Saro puso el centro al área pequeña y Brais Abelenda cabeceó arriba. Y en el 20, otra vez después de ganar el balón en campo contrario, Primo se encontraba con Iago en su disparo con la diestra.

Con la posesión de los blanquiazules, hoy de verde, el Celta B lo fiaba todo a las jugadas a balón parado y las acciones en largo para sus delanteros. Así fue como llegó su primer aviso, en una falta en la que, tras varios rechaces, disparó Manu Justo abajo, pero atrapó bien Pato. Y a continuación, tras un saque de banda peinado por Josipovic, Manu Justo se inventó una chilena que se fue por poco.

Con todo, el dominio era compostelanista y no llegó el gol antes del intermedio por muy poco. Primero, en el 31, Miki cabalgó desde el centro del campo sin que nadie pudiera pararlo, pero su disparo se encontró con el poste y se fue por el área pequeña sin entrar. Y en el 45, Juampa erraba en el mano a mano con Iago, quien sacó un gran pie para evitar el gol del argentino.

De este modo, se llegó al intermedio con empate a cero, pero con la sensación de que los nuestros merecían más.

Por ello, nada más salir del descanso, el Compos volvió a apretar y generó peligro desde el minuto uno. En un córner, en el 46, peinó Álvaro Casas y sacó bajo palos Markel. Y dos más tarde, Iago se interponía en el camino del gol de Primo, sacándole una gran mano a su disparo con la zurda.

Pero tanto iba el cántaro a la fuente que, al final, acabó rompiendo. De nuevo por la izquierda, una pared entre Jimmy y Brais Abelenda dejó sólo al lateral, pero Bruninho, en su intento desesperado por cortar la internada, trabó al zurdo compostelanista y el colegiado no dudó en señalar el penalti.

De nuevo, Pablo Antas, con su sangre fría característica, cogió la responsabilidad y la colocó inalcanzable para el portero. En esta ocasión le pegó fuerte y arriba, haciendo imposible la parada de un Iago que acertara el lado.

Con ventaja en el marcador, los nuestros se asentaron aún más en el césped, sin dejar pie a ninguna oportunidad celeste. Hubo un carrusel de cambios en ambos bandos, pero la dinámica no cambió y eso llevó al segundo tanto blanquiazul.

En el 85, sacó desde la esquina Samu, recién entrado en el campo, para Brais Abelenda al pico del área, el de Bembibre recortó para su pierna derecha y soltó un disparo espectacular con efecto que se coló pegado al segundo palo. Un auténtico golazo del pichichi compostelanista, que volvió a llamar al gol, para ampliar la renta.

Y en el 87, sin relajación alguna, llegó el tercero. En una rápida contra, Brais Abelenda conectó con Primo, este se revolvió ante la oposición del central y se sacó un tiro cruzado con la derecha ante el que nada pudo hacer el portero. Era la sentencia.

Con el 0-3 en el marcador, los tres puntos viajaron para Santiago. En esta ocasión, las sensaciones se convirtieron en tres importantes puntos, los cuales le permiten seguir escalando puestos en la clasificación a un Compos que va a más semana tras semana. Después de estrenarse lejos del Vero Boquete, este próximo sábado tocará volver al fortín para intentar cerrar el año liguero con otra victoria, ante el Zamora y con mil aficionados en las gradas.