Fernando Alonso se quedó a las puertas del podio con su cuarta posición en el Gran Premio de Singapur, tras una gran batalla con los dos pilotos de Red Bull, mientras que su compañero de la Scuderia Ferrari Kimi Raikkonen fue octavo, después de perder dos puestos en las últimas dos vueltas a causa del alto nivel de degradación de sus neumáticos.

 

En los momentos previos a la carrera, Nico Rosberg no conseguía hacer la vuelta de formación y se veía obligado a salir desde el pit-lane. Alonso hizo una muy buena salida, llegando a entrar en la primera curva en segunda posición, pero luego se fue recto y tuvo que ceder la posición a Sebastian Vettel.

Antes de llegar a la mitad de la carrera, la situación de Fernando mejoró, logrando ir segundo por detrás de Hamilton, líder indiscutible de la carrera. Luego un accidente entre Sergio Pérez y Andrian Sutil obligó a Dirección de Carrera a dar entrada al Coche de Seguridad, hecho que penalizó a los dos Ferraris que, a diferencia de los Red Bull, seguían con Superblandos, teniendo que anticipar sus respectivas paradas en boxes para intentar aprovechar la situación.

En las últimas 24 vueltas, Fernando estuvo detrás de los monoplazas de Sebastian Vettel y Daniel Ricciardo, sin poder encontrar la manera de adelantarlos. Más atrás, Raikkonen se ponía sexto antes de ser superado por Jean-Eric Vergne (Toro Rosso) y Sergio Pérez (Force India), con neumáticos más nuevos. El finlandés acabó cruzando la línea de meta en octava posición. Lewis Hamilton se llevó la victoria, la número 29 de su carrera, y gracias a ello se puso líder del campeonato con tres puntos de ventaja sobre Nico Rosberg. La próxima carrera será en Japón dentro de una semana.

 

Captura de pantalla 2014-09-27 10.19.41

formula1.ferrari.com