Madrid, 15 may (EFE).- El español Javier Gómez Noya, cinco veces campeón del mundo de triatlón en distancia olímpica, reconoció este viernes que será «difícil» que participe en el próximo Mundial de Ironman tras su aplazamiento de octubre de 2020 a febrero de 2021, pocos meses antes de los Juegos Olímpicos de Tokio.

El triatleta ferrolano explicó en una mesa redonda organizada por la Federación Española de Triatlón (FETRI) que su idea para 2020 era disputar los Juegos Olímpicos de Tokio en verano y competir en el Mundial de Ironman en octubre. La pandemia de COVID-19, sin embargo, ha alterado sus planes.

Con el anuncio del aplazamiento del Mundial de Ironman a febrero de 2021, Javier Gómez Noya puso en duda su participación ya que le «parece difícil hacer un Mundial de Ironman y rendir bien en los Juegos Olímpicos», en un estrecho margen de seis meses: «La decisión del aplazamiento es reciente y no lo he pensado mucho, pero es difícil preparar ambas cosas», dijo.

En 2021 habrá dos Mundiales de Ironman, puesto que la organización mantiene la cita mundialista prevista para octubre en Hawai.