Pebble Beach (California, EEUU), 16 jun (EFE).-  Jon Rahm: «Es un campo difícil. Ha sido mi mejor final en el US Open después de un par de malas semanas», dijo Rahm, que ha bajado del par en las cuatro rondas y se ha sentido «mentalmente calmado».

Con un resultado final de siete bajo el par, el golfista vizcaíno se ha quedado a seis golpes del ganador, el estadounidense Gary Woodland (-13), y a tres del segundo, el también estadounidense Brooks Koepka (-10).

«Hacía tiempo que no jugaba en un campo tan complicado como éste. No hacía falta hacer nada muy especial, simplemente no alejarse de los líderes y esperar la oportunidad», señaló el golfista de Barrika, que no ha descartado hacerse con el trofeo al comienzo de su ronda de -3.

«Ha sido una buena semana y ahora tengo muchas ganas de ir a Valderrama», dijo satisfecho Rahm, que volverá a participar a finales de junio en el primer torneo del año del circuito europeo en España.

«A ver si consigo tener un proceso de resolución con el campo, porque la última vez que estuve no fue una buena semana», dijo Jon Rahm sobre el recorrido gaditano, donde se medirá con el castellonense Sergio García, ganador de la edición anterior.

A pesar de llegar por primera vez al fin de semana después de siete grandes consecutivos fallando el corte, García ha retrocedido en las últimas dos jornadas para terminar con +4, en la parte baja de la clasificación.

«La semana ha sido dura. Con el buen tiempo, ha sido el US Open más sencillo que ha habido en Pebble Beach, pero desafortunadamente estamos mal de juego y es lo que hay», dijo Sergio García, que acumula nada menos que 81 participaciones en grandes.

Rahm y García llegaron a Pebble Beach en compañía del grancanario Rafa Cabrera Bello (+6) y el barcelonés Adri Arnaus (+5), que también se clasificaron para el fin de semana, aunque terminaron por detrás del castellonense.

Comentarios