Gonzalo García de Vitoria ha comparecido ante los medios en la rueda de prensa que ha tenido lugar esta mañana en la sala de prensa del Centro Médico El Carmen para hacer un análisis previo de su rival este fin de semana, el Unión Financiera Baloncesto Oviedo.

Una visita, la del COB a Oviedo, que el técnico vasco considera complicada. «Sabemos por el pasado que es una cancha muy complicada. Pumarín, aunque sea una pista pequeña, sabemos que es un sitio donde viven el baloncesto con muchísima pasión y un sitio donde sabemos que ganar es muy complicado», aseguro el técnico del conjunto ourensano que destaca el buen juego y los buenos porcentajes del equipo asturiano en su cancha. También tuvo buenas palabras para la afición asturiana de la que dice que «está muy encima y que vive mucho el partido. Para nosotros va ser un partido complicado porque, además, tenemos jugadores que vivirán por primera vez un ambiente así y vamos ver como somos capaces de asentarnos«.

Cuestionado sobre que le preocupaba de su próximo rival, García de Vitoria ha asegurado que «muchas cosas». Empezó destacando el aspecto ofensivo del equipo asturiano. «Primero, a nivel ofensivo creo que es un equipo que tiene muchos focos de puntos. Un equipo que es muy agresivo desde el rebote defensivo y que quiere atacar con muchísima velocidad. Tiene jugadores para jugar a eso«, explicó el técnico que dejó algunos nombres propios del equipo rival. Swing es un buen rookie para esta competición y luego sabemos que a Víctor Pérez no le importa llegar y en el primer segundo tirar un triple que además lo suele meter. Diego Sánchez, que no está metiendo, y eso me preocupa porque además siempre nos mete. Su juego alegre en llegada. Tienen a un grandísimo jugador en bloqueo directo como es Ferrán Bassas«, fueron algunos de los nombres destacados por el técnico, aunque también tuvo palabras para Cabanas, Van Wijk o Dan Trist y afirmó que si le suman el empuje de una afición como la del Pumarín, hace que sea un partido complicado.

Sobre como encontraba al equipo tras esta semana, el técnico ha asegurado que siguen creciendo y que esta semana «nos nos hemos metido más en la evolución de nuestro juego ofensivo, pero sin perder de vista el trabajo defensivo». Y recalcó que el objetivo esta semana es ver si «somos mejores que el otro día y competir los 40 minutos, si hacemos eso tendremos opciones de ganar el partido«. Un encuentro en el que los ourensanos buscarán el tercer triunfo de la temporada. Algo inesperado, como el propio García de Vitoria reconoce, para estas alturas de temporada y tras la situación vivida este verano. «Nuestra quinta semana de temporada y dos victorias y una derrota. Bienvenido porque todo lo que consigamos ahora será bueno para el futuro. Es muy positivo porque ganar este año va estar complicado«. Y remarcó que seguir ganando sería bueno para que sobre todo «los más jóvenes se vayan soltando más. Es un buen test o examen de evolución para nuestros chicos y saber jugar con ese ambiente», afirmó el entrenador del conjunto ourensano.

Estas dos victorias han dado muchos ánimos a una afición que empieza a soñar con estar de nuevo en puestos altos de la clasificación. Preguntado por si el técnico teme que sus jugadores entren en un exceso de confianza, respondió que «no es peligroso si nosotros no caemos en ese discurso. A día de hoy los chicos lo tienen muy claro. Saben que hemos ganado dos partidos pero son conscientes de que estamos anotando pocos puntos. Que la prensa o la afición podáis tener el sueño o la ilusión de que podamos estar arriba otra vez es bueno, mientras que lo que es el COB (jugadores, cuerpo técnico y directiva) sepamos donde estamos«.