Foto: Guinnes Six Nations

La selección de Gales venció a domicilio a la de Escocia por 24-25 y con bonus ofensivo en Murrayfield en un trepidante partido que esperó hasta el final para conocer un ganador.

Ambos equipos llegaron al duelo en curva ascendente. En su estreno en el campeonato, Escocia desterró su mala fortuna en Twickenham y se llevó la Copa Calcuta frente a su máximo rival histórico, la subcampeona del mundo, Inglaterra (11-6).

Los galeses por su parte sudaron para doblegar a una selección irlandesa que compitió la mayor parte del encuentro con un jugador menos sobre el verde (21-16).

La primera parte en Murrayfield fue para los escoceses. Lograron dos ensayos. En la segunda mitad, la expulsión de Zander Fagerson, uno de los principales pilares de la selección escocesa, condicionó el resto del encuentro.

Los dragones, que se encontraron por segunda jornada consecutiva con superioridad numérica, supieron aprovechar las carencias de su rival para dar la vuelta al resultado por medio de dos ensayos de Callum Shhedy y Wyn Jones.

Cuando todo parecía de cara para que los visitantes certificaran la victoria, Escocia, en un acopio de valor, recuperó la ventaja gracias a un ensayo de Stuart Hogg y la posterior conversión de Finn Russell.

En la recta final del choque, los galeses sorprendieron a Escocia abriendo el campo y un jovencísimo Louis Rees-Zammit (20 años) voló por el ala derecha para anotar su cuarto ensayo en lo que va de competición y sellar así el definitivo 24-25 que deja a los dragones líderes, a la espera de que Francia dispute su partido frente a Irlanda.