© UEFA.com

Iñaki Dufour – Madrid, 26 mar (EFE).-  Sin Luis Enrique, «por motivos familiares de causa mayor», con el estreno en el banquillo como primer técnico de Robert Moreno, su ayudante, y agarrado a los goles de Morata, España ganó un partido que debía ganar, sin lucimiento, pero vencedora para desequilibrar el triple empate en la cima del sexteto.

El valor de los dos goles es altísimo para la selección, que sin ellos no habría doblegado a un adversario inferior ni sería el líder en solitario del grupo F. Mientras vencía en Malta, Suecia sólo empató en Noruega en un partido enloquecido en el tramo final. Fue capaz de remontar un 2-0 (2-3), pero recibió el 3-3 en el minuto 97. Rumanía, en el otro partido del sexteto, venció a Islas Feroe (4-1).

Italia también maneja la cima de su grupo, con un pleno en sus dos primeros duelos hacia la Eurocopa 2020. A los tres del pasado sábado frente a Finlandia (2-0) añadió tres más, previsibles, ante Liechtenstein, a la que goleó en el estadio Ennio Tardini de Parma para reafirmar su condición ineludible de favorito del sexteto.

En el minuto 17, Stefano Sensi desató el triunfo con su primer gol como internacional, en su segundo partido con la ‘Azzurra’, al que dieron continuidad aún en el primer tiempo Marco Verratti, con el 2-0, y Fabio Quagliarella, reaparecido el pasado sábado con la selección 102 partidos después y doble goleador este martes.

Los dos desde el punto de penalti. El primero, el 3-0, en el minuto 35; el segundo, el 4-0, al borde del descanso. A sus 36 años vuelve a contar para la selección, nueve años después de su último gol, en 2010. Su debut pertenece a otra década: 2007. En la segunda parte, Moise Kean y Leonardo Pavoletti agrandaron el triunfo (6-0).

Ya está solo en el liderato, beneficiado por el empate entre Bosnia y Grecia, sus dos inmediatos perseguidores. En un cuarto de hora, el equipo balcánico vencía por 2-0, con las dianas de Edin Visca y Miralem Pjanic, pero el conjunto heleno reaccionó en el segundo tiempo hasta el 2-2 en el minuto 85 de Dimitris Kolovos.

El grupo D lo lidera Irlanda, ganadora 1-0 ante Georgia y que se encontró de repente con una inesperada primera posición. Se la dio el trepidante 3-3 de Dinamarca en Suiza, donde perdía por 3-0 en el minuto 84, con dianas de Remo Freuler, Granit Xhaka y Breet Embolo, pero finalmente logró un punto con goles de Mathias Jorgensen, Christian Gytkjaer y Henrik Dalsgaard, este último en el minuto 93.

 

GRUPO A

Montenegro – Inglaterra 1-5

Kosovo – Bulgaria 1-1

 

GRUPO B

Portugal – Serbia 1-1

Luxemburgo – Ucrania 1-2

GRUPO H

Francia – Islandia 4-0

Turquía – Moldavia 4-0

Andorra – Albania 0-3

GRUPO  D

Suiza – Dinamarca 3-3

República de Irlanda – Georgia 1-0

GRUPO  F

Rumanía – Islas Feroe 4-1

Noruega – Suecia 3-3

Malta – España 0-2

GRUPO  J

Armenia – Finlandia 0-2

Italia – Liechtenstein 6-0

Bosnia y Herzegovina – Grecia 2-2