(EFE).– La retirada de su líder, el joven Ouassim Oumaiz, poco antes de entrar en la última vuelta de la carrera sénior masculina de los Europeos de cross no impidió que el equipo español subiera al podio para colgarse la medalla de bronce.

Antonio Abadía (undécimo), Carlos Mayo (decimocuarto) y Fernando Carro (vigésimo) dieron a España 45 puntos que la situaron sólo por detrás de Gran Bretana (36) y Bélgica (38), en una carrera de 10.225 metros que registró el triunfo de Robel Fsiha, nacido en Eritrea e instalado en Suecia hace seis años.

Sobre el circuito de hierba blanda del Bela Vista Park, cerca de la desembocadura del Tajo en el Atlántico, defendía título el Ingebrigtsen de en medio, Philip, campeón de Europa de 1.500 en pista hace tres años, pero el noruego, a diferencia de su hermano pequeño Jakob en la rama sub-20, estuvo lejos de repetir victoria. Terminó duodécimo, justo por detrás de Toni Abadía.

El suizo Julien Wanders, que no competía en Europeos de cross desde que era júnior, marcó la pauta en los primeros kilómetros. En los últimos años se ha erigido en el mejor europeo sobre el asfalto, apropiándose de los récords continentales de 10k (27:25) y medio maratón (59:13). Ahora aspiraba a dar a su país la primera medalla en la historia de estos campeonatos pero terminó pagando sus excesos quedándose a 9 segundos del podio.

También los turcos apretaron en los primeros compases, aunque el ritmo decayó a partir del tercer kilómetro. Aguantaban en el grupo delantero Toni Abadía y Oumaiz, aunque este último, subcampeón sub-20 el año pasado, empezó a acusar la juventud al inscribirse en la carrera sénior sin pasar por la categoría sub-23.

El turco Aras Kaya, campeón en 2016, se llevó consigo a ocho en el cuarto kilómetro y antes del ecuador de la prueba se habían esfumado todas las esperanzas españolas de medalla individual.

Quedaban las opciones por equipos, pero Oumaiz, sobre el papel líder del equipo por su gran desempeño en la campaña de cross (ganó en Atapuerca y fue cuarto en Soria), se retiró a los 20 minutos de carrera y esta circunstancia que perjudicó gravemente a España.

Poco antes del toque de campana que anuncia la última vuelta al circuito, Robel Fsiha dejó clavado a Aras Kaya y se fue en busca de la victoria. Kaya fue segundo y el italiano Yemaneberhan Crippa se colgó el bronce. EFE