En Galicia Deportiva hemos tenido el placer de entrevistar a Xabier Iragorri, jugador vasco de baloncesto en silla de ruedas que milita en las filas del Abeconsa Basketmi Ferrol BSR, donde recaló recientemente procedente de Bilbao. Un auténtico crack tanto dentro como fuera de la pista con el que he tenido el privilegio de compartir proyectos previos.

  • A modo de introducción, me gustaría que nos hablaras un poco de tí. ¿Quién es Xabier Iragorri, cuál es su trayectoria en el mundo de la canasta y en qué situación se encuentra ahora mismo? 
Soy un chico de barrio luchador y trabajador como mis padres me inculcaron; que tras un accidente decidió meterse en el mundo adaptado a través de un gran amigo. Comencé con Gorka, un maravilloso hombre que puso toda su fe en mi y en unos meses, mano a mano, conseguí hasta el primer equipo de Bilbao (trabajo y más trabajo en silencio). Tras ello, un sueño, jugar y aprender con los mejores en una temporada que rozamos la perfección, tanto personal como grupal: subcampeones de Euroliga y liga; y, por primera vez en escasos meses, la llamada a una convocatoria de la seleccion sub-22.
Ahora me encuentro en esta situación: en mi club Bilbao BSR son todos internacionales absolutos, medallas de oro en mundiales, juegos olímpicos, etc. El chico de un pueblo llamado Mungia anda luchando contra gigantes para algún día hacer su propio camino. Por ello, a falta de minutos, decidimos que lo mejor era vincularme al Ferrol para poder coger alas y madurar en todos los aspectos.
  • ¿A qué edad comenzaste a practicar baloncesto y cómo fue tu primer contacto con ‘la silla’?
Comencé hace año y seis meses más o menos. Fue extraño, difícil y poco natural pero me enganchó algo especial: el no sentirme diferente al resto. Por fin era uno mas y no el raro con discapacidad según la sociedad… Me sentía como nunca y con unos objetivos desde aquel primer día que algunos pude tachar ya.
  • ¿Cómo fue tu llegada al mundo del baloncesto sobre silla de ruedas? ¿Tuviste algún apoyo especial o que fuera tu referente?
Fue sin hacer ruido, poco a poco, sobre mi llegada me acuerdo el primer torneo que fui con la escuela de BSR de Bilbao. Era la primera vez que jugaba un partido tras escasos meses entrenando. En aquel torneo promedié un 100% en tiros de campo. Gorka, al ver aquel desastre de encuentro frente al Estudiantes me tocó el orgullo con un comentario, (al descanso íbamos 15 abajo) y dije que iba a empatar el partido. Él se rió. A continuación se reanudó el encuentro, metí 4 triples consecutivos y pude ver a Gorka reírse de incredulidad…
Apoyo fuera de la cancha, el de dos amigos llamado Unai Aguado y Aítor Fernández. Y, claro, está mi familia. Entre todos, según me ascendieron al equipo, me arroparon y desde aquel día cada entrenamiento es una ‘master-class’ que me dan para que mejore.
  • ¿Qué diferencias más notables encuentras entre el baloncesto adaptado y el no adaptado, tanto dentro como fuera de la cancha?
La mejor respuesta para esa pregunta es que vosotros mismos veáis la magia de un partido de baloncesto adaptado en vivo.
  • ¿Cuáles son las mayores dificultades que se encuentra un jugador de baloncesto en silla de ruedas?
El material es carísimo. Las empresas se aprovechan de la demanda que hay para inflar los precios… Y en cuanto al juego, el manejo de la silla ya que es el 90% de un buen jugador y lo mas complicado y duro de aprender.
  • Esta pregunta es obligatoria, ¿qué grado de repercusión tiene el baloncesto en silla de ruedas?
Ahora más que el balonmano masculino, los logros casi heroicos tanto a nivel de clubes como de selecciones femeninas y masculinas están dando mucho ruido a este mundo cada vez mas visto.
  • ¿Crees que comienza a despuntar después de los últimos logros de la selección absoluta?

Obvio. Y gracias a ello muchos niños se apuntaron a esta aventura del BSR. La familia crece y la maquinaria no para.

  • ¿Cómo ven las instituciones y empresas el baloncesto sobre silla de ruedas?
Gracias a dios, ahora nos ven como deportistas de élite, aunque todavía el conseguir patrocinador muchas veces es complicado.
  • Según tengo entendido, alcanzaste toda una Final Four la pasada temporada, ¿qué sensaciones crea en uno lograr dicha cota?
Sinceramente maravilloso algo mágico e ilusionante. Por primera vez vimos las gradas de Txurdinaga a rebosar. Había gente viéndonos hasta del bar, subida a vallas, etc.  Aforo máximo superado y seguía viniendo gente. Bilbao se volcó con nosotros.
  • A nivel organizativo, ¿cómo fue esa Final Four? 
Por lo que me contó Txema, presidente, y un compañero, el resultado fue magnífico pero el organizarlo fue muy duro.
  • Ahora, de repente, te ves en Ferrol. ¿Cómo se llevó a cambio este cambio de aires? ¿Qué diferencias encuentras entre uno y otro club?
El querer más, querer crecer y seguir soñando. En cuanto a nivel es diferente, ya que no son equiparables, ni en presupuesto ni objetivos, pero en cuanto a lo demás me acogieron como uno más. Es una gran familia.
  • ¿Cuáles son tus objetivos en Ferrol?  ¿Y a largo plazo?
Ascender, dar la campanada y devolverles de donde nunca debieron haber bajado. A largo plazo, volver a Bilbao, seguir los pasos de todo aquel jugador que se dejó la piel por este club y escribir mi propia historia.
  • Recientemente has sido incluido en la convocatoria para la selección absoluta. ¿Esperabas esta llamada? ¿alguna vez llegaste a imaginar el defender la camiseta española?
Mi padre me suele decir que tengo mucho ego, pero suelo creer mucho en mí (risas). Era uno de mis objetivos, y realmente me cogió por sorpresa pero si que la esperaba en un futuro, ¿por qué no? La verdad que nunca imaginé que fuera tan rápido todo; tanto representar al País Vasco con la selección y ahora este gran paso.
  • ¿Cuáles son las experiencias o situaciones más complicadas que te has encontrado? ¿Qué has aprendido de ellas?
Sobre todo en aquellas etapas donde quieres tirar todo por la borda, no te sale nada, lloras de impotencia a solas en casa y tu cabeza te dice no sirves para esto… En ese momento el sacar fuerzas para seguir aprendiendo y demostrar a todos y a uno mismo que realmente puedes con ello. Con ello aprendí y comprendí lo esencial, que es tener fuera del mundo del basket un ambiente sano donde tengas gente para apoyarte cuando andas tambaleándote sobre un fino hilo.
  • ¿Qué significa el baloncesto para ti y cuánto de importante ha sido en tu vida?
Mi salvación, y actualmente significa todo. Mi vida ha ido entre hospitales, soledad, etc.  Desde bien pequeño, superaba un obstáculo y apareciían cuarenta más. He llegado a pensar en cosas malas, digamos, en cuanto a mi vida, pero apareció este deporte ante mis ojos y me agarré a él como si no hubiera un mañana. Básicamente, me salvó la vida.
  • Para finalizar, muchas gracias por dedicarnos tu tiempo, Xabi. ¿Algo que quisieras compartir con nosotros y que pueda ayudar a todos esos jugadores y jugadoras jóvenes que se estén iniciando en este deporte?
Cuando os digan que «no puedes, no lo vas a lograr» no escuchéis. Creed en vosotros y en lo que estáis haciendo, luchad. Como un buen amigo me decía «cuando los guerreros sueñan los gigantes cae».