[alert type=»info»]
Ficha Técnica

Villarreal CF: Sergi Asenjo; Mario, Víctor Ruiz, Álvaro, Jaume Costa; Bruno (Rodrigo, 81´), Manu Trigueros, Samu Castillejo, Soriano; Bakambu (Dos Santos, 63´) y Sansone (Pato, 72´).

RC Celta: Sergio; Hugo Mallo, Cabral, Sergi Gómez, Jonny; Radoja, Wass (Señé, 72´), Orellana; Pione Sisto (Pape Cheikh, 51´), Bongonda y Aspas (Rossi, 57´).

Goles: 1-0: Soriano (08´); 2-0: Soriano (11´); 3-0: Bakambu (37´); 4-0: Wass (propia puerta) (47´); 5-0: Manu Trigueros (90´).

Árbitro: Estrada Fernández (comité catalán). Mostró tarjeta amarilla a Álvaro por parte del Villarreal mientras que por parte del Celta vieron cartulina amarilla Wass, Orellana, Aspas y Pape Cheikh. Expulsó a Sergi Gómez (86´) por doble amarilla.

[/alert]

 

Se enfrentaban en El Madrigal dos de los conjuntos revelaciones de la última campaña, dos conjuntos que disputan este año competición europea y que venían escalando posiciones tras un gris comienzo. El Submarino ha superado ya la marcha de Marcelino y el toque de Escribá se nota en un vestuario que no solo permanece unido, sino que rema en una misma dirección, y que pesar de la eliminación en la previa de la Champions, ha sabido recuperarse. Los olívicos, por su parte, caminan por un trecho de altibajos, capaces de lo mejor y de lo peor, y hoy mostraron su peor versión.

El choque arrancó con los locales muy intensos y con los visitantes llenos de dudas. Los gallegos gozaban de la posesión, pero no acertaban a ver portería rival. Los amarillos supieron imprimir presión y  verticalidad y acabaron sentenciando el partido en un periquete. Soriano inauguraba el marcador a los 8 minutos de juego, asistencia magistral de Trigueros entre líneas y el alemán, nacionalizado italiano, batía a Sergio Álvarez.

El gol supuso un jarro de agua fría para los de Berizzo, que se vinieron abajo. Solo así se explica el error de Sergio Álvarez en el segundo tanto, que además le costó la amonestación a Sergi Gómez. Sisto daba un mal pase atrás y el meta no acertaba a despejar, balón de nuevo a Soriano, vaselina y 2-0. Minuto 11 y el partido visto para sentencia.

Tras el segundo tanto, el Celta siguió gozando de la posesión, pero se mostró muy insulso en el área rival. No generó peligro, concedió demasiados errores y no acertó a encontrar referentes. El Villarreal se fue sintiendo más cómodo y antes del descanso, Bakambu anotaba el tercer tanto del encuentro. El congoleño recibió un pase en velocidad de Sansone y definió con maestría, reencontrándose con el gol tras su lesión.

El paso por vestuarios no cambió el guión. Los locales tenían el dominio en el marcador y los visitantes no tenían su noche. Wass desviaba al fondo de su propia portería un saque de esquina y el cuarto subía al marcador. Ni los cambios hicieron mella en el juego olívico, no era el día.

Trigueros fue el encargado de firmar el último de la noche, la manita de un Villarreal que cree en sí mismo y que se reengancha a la cabeza de la clasificación, a tan solo 2 puntos del líder. Ahora toca partido entre semana, pero las sensaciones son cada vez mejores. El Celta deberá recuperarse cuanto antes, en el horizonte espera el Ajax y el derbi gallego frente al Deportivo, motivos de sobra para cambiar la cara.

 Foto: LFP