Nunca creyó que saldría ese día a hombros del campo … pero tenía todos los SANTOS DE CARA