CB León Peio García
Foto: Peio García

Foto: Peio García

El exigente compromiso en tierras leonesas ha supuesto un duro castigo para el Instituto Rosalía de Castro, que ha caído derrotado con holgura (96-47) ante el ULE León. Eso sí, como era de esperar, al contar con numerosas bajas y enfrentarse a un conjunto de mayor calidad y con objetivos mucho más ambiciosos.

Un partido sin color. Más bien del color visitante, el amarillo. Un parcial inicial de 14-0 anunciaba el festín que se iban a dar los de Julio González ante los compostelanos, que solo pudieron contar con siete efectivos.

La omnipresencia de Darreon Tolliver bajo los tableros (18 puntos y 13 rebotes) y la excelsa dirección de Pablo Ruiz (10 puntos y 9 asistencias) fue suficiente para que el León sentenciara ya el partido en el primer cuarto (28-7).

El control del rebote (49-16) y un impresionante acierto de cara a canasta (71%) fue todo lo que necesitó el conjunto local para apabullar al Instituto Rosalía de Castro, asfixiado ante la defensa rival e incapaz de hallar solución. Porque no las había.

Aún así, entre Nilo Barreiro (16 puntos) y Alejandro Carrera (14 tantos), los gallegos tiraron de orgullo e intensidad para plantar cara al León en el segundo cuarto (24-18), aunque el esfuerzo y la falta de efectivos terminó pasando factura en el tercero (20-7).

El último cuarto sirvió para que los menos habituales disfrutaran de minutos en pista y las más de mil personas que abarrotaron el Palacio Municipal de Deportes de León celebraran el triunfo y culminarán la fiesta en el regreso del color amarillo -en honor al Elosúa- a la vestimenta del CB León.

Con esta derrota, el Instituto Rosalía de Castro cae hasta la duodécima plaza con un balance de 1-5, mientras que el CB León se mantiene en la segunda posición empatado en registro (5-1) con otros cuatro equipos.

Stats
Foto: FEB