Guerra baja por motivos laborales, Gil pendiente de una resonancia, Luis Capi, Álex por motivos familiares, Fente que en el anterior partido sufrió una rotura de los dos meniscos, interno y externo, por lo que se perderá prácticamente toda la temporada y Yago Maravilla y Martín que se suman a última hora al parte de bajas junto con la duda de Raúl con un golpe en un tobillo aunque estará en el banco, al igual que Tizón que ha sufrido un proceso gripal. Con este panorama, ocho jugadores de campo más los dos porteros, viaja esta tarde el Sala Ourense Prolsport para enfrentarse a los locales del F.S. Boal, rival directo de los ourensanos por evitar los puestos de peligro.

 

Los ourensanos llegan plenos de confianza tras la buena imagen dada el pasado domingo ante la Universidad de Valladolid. Pista difícil en la que el líder Noia no pasó del empate, de cemento con el público muy encima hacen la empresa de hoy muy complicada pero hay recursos de sobra para sacar algo positivo.

 

La idea de los de Sousa es salir a presionar muy intensos durante todo el partido, aunque a pesar de las bajas hay que equipo más que suficiente para hacerlo. La clave será la defensa, si defienden igual que el fin de semana pasado tienen medio partido en el bolsillo, aunque si aparecen los fantasmas del partido ante el Guardo, la tarea se complicará demasiado. La victoria se antoja vital para ambos equipos que se están pelando por escapar de los puestos de descenso y disfrutar de la tranquilidad que da lidiar en la media tabla. En la mente de los ourensanos no cabe otro resultado que no sea traerse la primera victoria fuera de casa del Municipal de Boal.