Foto: Karen Pazos

Fotos: Karen Pazos

El Rosalía de Castro ha dado comienzo al 2019 de forma inmejorable con una contundente victoria (89-55) en casa ante el Agustinos Leclerc de León, colista del grupo.

Duelo de distintas filosofías en el inicio del partido. Al juego al poste del Agustinos, haciendo daño desde el rebote ofensivo (siete capturas en el parcial) respondía el Rosalía con una buena circulación de balón en estático y castigando al contraataque.

Pablo Posse daba las primeras ventajas del partido a los colegiales y Andrés Forján, en unos magníficos minutos (ocho puntos sin fallo), mantenía las distancias (13-7, min. 6).

El Agustinos Lecrec era incapaz de romper el entramado defensivo de Ángel Castro, apelando, en su mayoría, al triple (sin aciertos) y a intentos en mala posición de tiro.

Foto: Karen Pazos

Dos sensacionales conexiones del propio Pablo con Alfonso Mallo y Pedro Vieites como receptores y verdugos incrementan el parcial hasta el 10-0 (17-7, min. 8) y los leonenses sólo son capaces de sumar desde el tiro libre.

En unos dos últimos minutos sin acierto por ambos bandos, Miguel Souto pone los únicos puntos con un 2+1 para cerrar el cuarto (22-8).

Comienzo fulgurante del Rosalía con un triple de Luis López y cinco puntos de Harguindey en apenas un minuto de juego que obligan a Fermín Hueso a pedir tiempo muerto (30-10, min. 12).

Rodrigo Chacón inicia un intento de reacción y un ‘2+1’ de garra y coraje de Javier López rompen el parcial y permite a los visitantes sumar, aunque a cuentagotas (34-18, min. 15).

Harguindey, un microondas cuando la situación lo requiere, entra de nuevo en acción con dos buenas acciones y otro triple de Luis liquidan la revolución y mantiene al Agustinos a raya al descanso (43-27).

Nada más comenzar el tercer cuarto, Harguindey ofrece uno de los ‘highlights’ de la velada con un gran mate al contraataque. Luis López sigue echando sal en la herida desde el perímetro con dos triples y Pablo Posse intensifica su dominio interior (57-33, min. 25).

Foto: Karen Pazos

El Agustinos es víctima de la frustración y el desaliento, hasta el punto de errar bandejas fáciles o canastas sin oposición, completamente superado por el Rosalía en todos los aspectos del juego.

Pese a las notables diferencias, los colegiales no bajan el ritmo, muy intensos en defensas y brillando de forma coral con un ataque fluido e inteligente que les permite afrontar el último cuarto con el encuentro sentenciado (64-40).

En los últimos diez minutos, Ángel Castro aprovechó para dar minutos a los menos habituales (Juan Blanco, Pablo de Valenzuela y un Andrés Forján cada vez más presente en la rotación) y el Rosalía de Castro se dedicó a disfrutar de una merecida victoria aunque sin dejar de lado la intensidad mostrada durante todo el partido.

De hecho, los locales, aprovechando la definitiva rendición leonesa, aumentaron las diferencias hasta el 89-55 definitivo con una pequeña exhibición de triples y canastas al contraataque.

Este triunfo -tercero de la temporada-, le permite al Rosalía de Castro no perder de vista los puestos que permiten salvar la categoría, de los que se sitúa, a día de hoy, a tan sólo una victoria.

Foto: FEB