Fotos: ACB Photo

El Real Madrid ha cerrado por todo su alto su clasificación para las semifinales de la Copa del Rey tras vencer con contundencia (94-63) al Estudiantes en un encuentro sin demasiado brillo que encarriló en la primera mitad.

El conjunto blanco comenzó el partido haciendo valer su juego interior con Gustavo Ayón como estandarte. Darío Brizuela castigaba el aro rival para los estudiantiles. Un triple de Campazzo es respondido por Gentile para acabar en tablas el primer intercambio de golpes (9-9, min. 4)

El base argentino es el encargado de dirigir la nave blanca y encontrar buenas conexiones con Ayón y Deck. Omar Cook suma desde el perímetro y responden Carroll y Randolph para espolear al Real Madrid con un parcial de 8-0 (23-14, min. 7).

Aún así, un arreón final del Estudiantes personificado en el propio Cook, Gentile y Caner-Medley solventa la papeleta y los mantiene en la lucha tras el primer cuarto (29-27).

En el segundo periodo, el Real Madrid intensifica su defensa y Tavares entra en escena para convertirse en amo y señor de los tableros. Taylor y Rudy Fernández reactivan la ofensiva con cinco puntos cada uno para poner el broche a un parcial de 13-5 que obliga a Berrocal a parar el encuentro (42-32, min. 16).

El tiempo muerto no surte efecto y el Estudiantes, sumiso y acongojado, entra en una espiral de errores e imprecisiones que se traduce en cinco minutos sin anotación para un total de siete tantos en todo el cuarto. Una imagen muy distinta a la que ofrecieron el pasado 6 de enero, cuando vencieron al conjunto blanco con una sensacional actuación grupal.

Foto: ACB Photo

El Real Madrid, poco brillante pero efectivo, sumando a base de pequeños fogonazos desde el perímetro, aprovecha la crisis rival para irse al descanso con un cómodo 50-34 a favor.

La segunda imitad da comienzo como un calco de la primera, con Ayón y Deck castigando la zona rival. Campazzo se sigue gustando -Llull apenas entró en juego, todavía lejos de su mejor estado de forma tras la lesión- y un soberbio pase por la espalda para que finalice el pívot mexicano hace estallar al WiZink (63-39, min. 24).

El Estudiantes lo intenta una y otra vez, pero choca contra el muro defensivo de los de Pablo Laso, visiblemente noqueados y sin capacidad de reacción. Víctor Arteaga y Clavell improvisan un parcial de 7-2 en minuto y medio, pero el partido ya está visto para sentencia (73-48, min. 30).

La fiesta se traslada a las gradas en unos últimos diez minutos que sirven para que la afición saboree el cómodo triunfo logrado y la revancha de la derrota liguera, con un ojo ya puesto en la semifinal de mañana ante el Joventut.