Foto: ACB Photo

  • El Real Madrid supo contener perfectamente a Laprovittola después de su histórica exhibición ante el Baskonia.
  • Randolph, Ayón y Tavares impusieron su dominio bajo los tableros. Los dos primeros fueron los jugadores más valorados del conjunto blanco.
  • Morgan, Harangody y Todorovic tiraron del carro de un Joventut que solo aguantó el cara a cara durante quince minutos.

El Real Madrid disputará la gran final de la Copa del Rey tras deshacerse del Joventut de Badalona en un partido muy sólido y serio en el que supieron neutralizar perfectamente el ‘Efecto Laprovittola’. Aún así, y pese a su nefasto día de cara al aro (5 de 17 en tiros de campo), el argentino concluyó el encuentro con 14 puntos, 7 asistencias y 10 de valoración.

El partido arrancó con igualdad máxima entre ambos conjuntos y un intercambio de canastas en las dos zonas y Ventura animándose desde el triple (10-9, min. 4)

Facu Campazzo toma las riendas del ritmo de juego madridista, con Gustavo Ayón y Anthony Randolph dominando en el rebote y sumando en la pintura. El propio base argentino anota un triple con el que dar un primer aviso (16-13, min. 7).

Muy vigilado, Nico Laprovittola se dedica a dirigir la nave verdinegra y cede el testigo anotador del anterior partido a Marko Todorovic, muy intenso y presente durante todo el encuentro.

La entrada en escena de Taylor imprime un mayor carácter defensivo al Real Madrid y un plus en ataque que se materializa desde el perímetro. Tavares asegura el control del rebote en ambos lados de la cancha y Felipe y Llull ponen los puntos para estirar las diferencias (41-25, min. 17).

Un arreón final liderado por Morgan y Todorovic finiquita el parcial madridista y reduce ligeramente las distancias al descanso (48-38).

Foto: ACB Photo

El comienzo de la segunda mitad sigue los derroteros del primero: Ayón sumando en la pintura y Ventura ajusticiando desde el perímetro.

Deck y Llull se unen a la fiesta con dos triples consecutivos que vuelven a disparar al Real Madrid y obligan a Durán a pedir tiempo muerto (62-48, min. 16). Minutos sensacionales del joven jugador argentino, que despierta la ovación de la grada con su garra e intensidad y espolea el juego madridista.

Laprovittola sigue intentándolo, pero sus intentos chocan constantemente con el aro o las manos rivales. Morgan se encarga a base de triples de apelar a la épica pero Anthony Randolph responde, una a una, a las embestidas del canadiense. (76-58, min. 33).

Una diferencia que el Real Madrid gestionaría a la perfección y que se mantendría hasta el final del encuentro, neutralizando cualquier tipo de amago de reacción del Joventut.