[alert type=”success”]

Málaga CF: Kellyan, Robles, Alejandro Sánchez, Juande, Iván, José Carlos (Cedenilla, min. 89), Joel, Maty (Escardo, min. 46), Alberto (Antoñín, min. 78), Eppy y Hicham (Jony, min. 67).

Real Madrid CF: Belman, Zabarte (Soti, min. 83), Fran García, Manu Hernando, Martín, Toni, Dani Gómez (Llario, min. 118), Óscar, Franchu (Echu, min. 101) y Javi.

Goles: 0-1 Óscar (min. 118).

Árbitros: Pablo Brea Peón, auxiliado por Castiñeira Blanco y López Villa, con Del Río Amor como cuarto árbitro. Expulsó con doble amarilla al madridista Martín (min. 31) y amonestó con tarjeta amarilla a los jugadores del Málaga Maty, José Carlos y Alberto, y a los madridistas Alberto y Óscar.

Incidencias: Final de la XXIII Copa de Campeones de la División de Honor Juvenil. Estadio O Couto de Ourense. 4.015 espectadores.[/alert]

 

Ourense le ha dado al Real Madrid su séptimo título en la Copa de Campeones juvenil. El equipo merengue se hizo con el triunfo en una emocionante final que se decidió en los últimos minutos de la prórroga gracias a un golazo de falta de Óscar. Un título que les sabe mucho mejor a los de Guti por el hecho de haber jugado en inferioridad numérica desde la media hora de partido.

 

Real Madrid Campeón de la Copa de Campeones 2017- Foto: FUTGAL

Desde el inicio quedaron claros los planteamientos de ambos equipos. El Madrid quería la pelota, dominarla y llegar al área rival desde la posesión. Y el Málaga seguía la idea que le trajo hasta la final. Ser fuerte defensivamente, cerrar los espacios y robar el balón para salir con velocidad a la contra o con fútbol directo en busca de su delantero centro, Joel.

 

El Madrid se hizo con la pelota y encontró espacios por la banda derecha, con Alberto generando peligro. La primera ocasión del partido la tuvo el Madrid por mediación de Toni, que encontró un resquicio por dentro para disparar. El gran portero malaguista impidió el gol poco después con una gran intervención a disparo de Alberto a la media hora de juego.

 

Poco a poco el Málaga fue sacudiéndose el dominio a base de robos de balón y contras rápidas que metieron el susto en el cuerpo a la numerosa hinchada madridista presente en O Couto. Y precisamente en un contragolpe se produjo una jugada determinante. Martín, mediocentro madridista, realizó una falta que le supuso la segunda tarjeta amarilla y la consiguiente expulsión. Demasiado tiempo por delante para jugar en inferioridad, aunque tampoco se notó demasiado porque el Málaga continuó sin asumir riesgos y la pelota la mantenía el equipo de Guti.

 

En la reanudación parecía que el Málaga salía con mayor ambición y pronto tuvo una buena oportunidad de gol por mediación de Eppy, pero enseguida volvió la pelota a los pies de los madridistas, que entraban con calidad por las dos bandas, con Franchu por la izquierda y Alberto por la derecha. Así llegaron varios acercamientos con mucho peligro que sacaron entre el portero y la defensa malaguista.

A cuentagotas se acercaba el Málaga por el área rival, aunque lo hizo con cierto peligro. A falta de diez minutos Joel se pasa de frenada y no puede rematar hacia portería un buen centro desde la izquierda, aunque la más clara la tuvo José Carlos, que disparó al larguero y el balón salió escupido hacia la línea de gol, pero no la rebasó. Y en la contra la tuvo Manu Hernando, central madridista, pero su disparo se fue por encima del larguero.

 

Los dos equipos veían ya bien la prórroga, a la que se llegó sin goles en el marcador. 30 minutos más para un Madrid en inferioridad numérica.

 

Prórroga

No varió el guión del partido en la prórroga. El Madrid manejando la pelota y el Málaga esperando su momento. Lo que sí cambió fue el ritmo de juego. Los dos equipos estaban ya muy cansados y el juego discurría con lentitud mientras iban pasando los minutos.

 

Óscar, capitán del Real Madrid y autor del gol de la victoria. Foto: Carlos Domarco

El gran protagonista del tiempo extra, y más en su segunda parte, fue el cansancio. Los calambres y tirones se sucedían y cada vez se hacía más difícil la posibilidad del gol. La tuvo Dani Gómez para el Madrid pero no fue capaz de rematar con nitidez y la ocasión se perdió sin más. El escurridizo Alberto era de los pocos con energía y él generó una clara ocasión de Echu, pero Kellyan echó el cerrojo a su portería. Del Málaga no había noticias en ataque. Todo lo hacía un Madrid en inferioridad desde el minuto 31 de partido. Y sobre todo lo hacían Alberto y Fran García, dos futbolistas tan incansables como talentosos. En una de las múltiples escaramuzas de Fran García llegó una falta a dos metros del vértice del área grande. La pelota la cogió el de más calidad de todos los que estaban en el campo, Óscar, y la metió donde Kellyan no podía alcanzarla. Golazo de Óscar que vale un título, el séptimo en la historia del Real Madrid en esta Copa de Campeones.

 

 

Entrega de copa

Al término del partido se procedió a la entrega de copa a los campeones. El capitán del Real Madrid, Óscar, protagonista por ser el autor del gol decisivo, recogió el trofeo, en una entrega con Rafael Louzán (presidente de la Federación Gallega de Fútbol), Casildo Caricol (delegado de la Federación Española), Marta Míguez (secretaria xeral para o Deporte de la Xunta de Galicia), Manuel Baltar (presidente de la Diputación de Ourense) y Mario Guede (concejal de Deportes del ayuntamiento de Ourense).

 

FUTGAL

Foto portada: Ramsés Torres

Comentarios