El Real Madrid gana al Barcelona en el Palau (72-84)

0

El Real Madrid, guiado por un enorme Felipe Reyes ( 20 puntos y 5 rebotes; 26 de valoración) y  por un Mirotic (18 puntos, 2 rebotes y 1 asistencia; 19 valoración) que hizo un final de partido espectacular , derrotó al Barcelona en el Palau y recupera el factor pista que había perdido en el segundo partido de Madrid. El domingo a las 19:00h se disputará el cuarto partido, que en caso de que gane el club blanco sería el definitivo y cantaría el alirón en la casa del eterno rival,  cosa que querrán evitar los blaugranas para tener la oportunidad de disputar el 5º y definitivo partido en Madrid.

 

El Barcelona se queda sin margen de error, igual que el año pasado, pero este año no tiene factor cancha a su favor. No es que sea una final que quede para los anales de la historia por su acierto de cara al aro ( 5 de 40 en tiro de 3) pero si está siendo apasionada y emocionante. Carroll y Huertas están fatal, Lorbek, Mirotic y Tomic por debajo de su nivel, Rudy no mete un tiro desde el perímetro pero ayuda, Reyes está imperial y Navarro, estelar. 

El Madrid dominó otra vez el primer cuarto, donde tenía un 10-17 en el minuto 8 y el Barça reaccionó bien de nuevo en el segundo, colocándose ya por delante con un 20-19 en el 12. Llegaron unos minutos de igualdad (25-25) y Felipe Reyes elevó de nuevo a su equipo con puntos y rebotes en una exhibición del pívot cordobés (27-33, min. 18), autor de 12 puntos con un 4 de 4 en tiros de dos y un 4 de 5 en tiros libres.

La máxima llegó con 29-37 pero la defensa azulgrana no consiguió en ningún momento imponerse bajo su aro, que es donde el Madrid le hacía daño con 24 puntos nada menos de sus pívots. 12 de ellos fueron de Felipe Reyes. 6 tantos eran en tiros libres, pero 18 en 9 lanzamientos de dos puntos convertidos de 10 intentados.

En cambio, los blancos lucían un inusual 1 de 9 en triples. Jasikevicius, con 11 puntos, era el mejor de un Barça donde sólo Navarro le secundaba y, por contra, los pívots sumaban mucho menos, apenas cuatro canastas de dos puntos. También el 2 de 10 en triples era una rémora para los de Xavi Pascual.

De un 35-43 en el minuto 21 se pasó a un 46-45 en el 26 con un gran bache del Madrid. El Barça fallaba mucho pero al final un par de buenos ataques le permitieron meterse en el partido. Su rival no metía nada y perdía balones, lo que le facilitaba el arma del rebote ofensivo, más habituales con malos porcentajes.

Se recuperó un poco el Madrid (48-53) gracias a recuperar su defensa y a 4 tiros libres de Carroll y comenzó con un 50-56 el cuarto final. La máxima llegó con 52-61, pero enseguida bajó a 4 puntos y el choque quedó abocado a un nuevo final igualado. Navarro sujetaba a su equipo con 12 puntos en este periodo pero la ventaja era madridista (69-75, min. 37).

Un triple de Mirotic sentenció a un minuto para el final (70-80) con el hispanomontenegrino jugando sus mejores minutos de la final en estos instantes decisivos de un partido que devolvió la vida a su equipo. Anotó 18 puntos y complementó en la segunda mitad al hombre del partido, Reyes, que acabó con 20.

 

Real Madrid: Llull (12), Rudy (8), Suárez, Mirotic (18), Begic (8) -cinco inicial-, Darden (7), F. Reyes (20), S. Rodríguez (2), Slaughter (4), Carroll (5) y Draper.

Barcelona: Huertas (-), Navarro (20), Ingles (-), Wallace (8), Tomic (10) -cinco inicial-, Sada (3), Oleson (7), Lorbek (7), Mavrokefalidis (2), Todorovic (2) y Jasikevicius (13).