Ficha técnica
3 – Pescados Rubén Burela FS: Jozi Oliveira, Cami, Peque, Luísa Mayara y Dany- cinco inicial- Sandra Buzón, Lara Balseiro, Jane, Bea Mateos, Ale de Paz, Elena Aragón y M. Cortés.

1 – Torreblanca Melilla: Sara; Lydia, Fernanda, Bia y Emilly – cinco inicial- Patri, Desi, María Soto, Lubna, Nerea, Julia, Fabi, Thais y Jacke.

Goles: 0-1, m.8: Fabi, p.p. 0-2, m.20: Dany. 0-3, m.23: Dany. 1-3, m.25: Ale de Paz, p.p.

Árbitros: Sara Gutiérrez, Leticia Romero, Lydia Guillem y Lidia Crespo.

Incidencias: final de la Copa de la Reina disputada en la Ciudad del Fútbol de las Rozas. (Madrid).

Redacción deportes, 2 may (EFE).- El Pescados Rubén Burela impuso este domingo su superioridad y revalidó el título de campeón de Copa de la Reina femenina de fútbol sala tras derrotar en la final al Torreblanca Melilla por 3-1 sobre el parqué de la Ciudad del Fútbol de las Rozas (Madrid).

La final enfrentó a dos equipos de caminos tangencialmente distintos. El Melilla, un recién ascendido a primera división y que disputaba la primera final de su historia, afrontó la batalla con la ilusión de un David, que, comandado por su estrella brasileña Emilly, esperaba tumbar a Goliat.

El Pescados Rubén Burela, por su parte, contaba con la vitola de favorito. Un equipo habitual en la lucha por todos los títulos que llegó a la final tras dejar por el camino a uno de los grandes favoritos, el Navalcarnero, y que se marcó el objetivo de revalidar el título tras su victoria el pasado año.

Las gallegas consiguieron apagar la luz de la estrella brasileña del Melilla. Emilly, mejor jugadora del torneo, no apareció en toda la final y su equipo notó su falta de protagonismo. El marcador se abrió gracias a un gol en propia puerta de Fabi, que, en un intentó de cortar el centro de Jane, desvió el balón hacia su portería.

El Burela encontró su sitio en el partido, atacó con peligro y neutralizó el ataque de sus rivales. En su mejor momento de forma, Dany, internacional con España, fusiló a Sara para poner el 2-0 en el electrónico.

En la segunda parte Marcio Simeao apostó por salir de cinco y la estrategia le funcionó. Ale de Paz, en una acción muy parecida al primer gol, desvió un balón servido por Lydia, que acabó introducido en su propia portería. Esta vez la suerte cayó del lado azulón.

El equipo revelación esta temporada se vino arriba. Lo intentó con todas sus armas, pero el travesaño se interpuso en su camino hasta en dos ocasiones para entregar la corona de reinas, por segundo año consecutivo, al Pescados Rubén Burela.