El 13 veces campeón del mundo de kickboxing, el ourensano Simón González, podría quedar parapléjico tras sufrir un gravísimo accidente doméstico.

 

El 13 veces campeón del mundo de kickboxing, el ourensano Simón González, está lidiando el combate más importante de toda su vida ya que podría quedar parapléjico, lo que conllevaría que pasase el resto de su vida en silla de ruedas, tras sufrir un gravísimo accidente doméstico,  al precipitarse desde el tejado de su casa hace ya unos tres meses aunque nadie se hizo eco, salvo los más allegados al púgil, hasta el día de ayer al salir publicado en el Faro deVigo. Su nueva y dramática pelea la protagoniza amarrado a una silla de ruedas y enfrentado a la perspectiva de no volver a caminar debido a la lesión medular que le provocó un accidente doméstico. Pero con la misma determinación que subía al ring afronta ahora su actual situación: «No me voy a quedar en cama lamentándome» declaraba al Faro de Vigo. 

Se encuentra ingresado en el Hospital Juan Canalejo de A Coruña y los médicos le han dicho que tiene unas mínimas posibilidades de recuperarse que seguro las aprovechará al máximo y luchará con todas sus fuerzas para que esta situación quede solamente en un mal recuerdo. 

Simón González inicia su carrera en el año 82 en el Gimnasio Smash, dirigido por Carlos Conde, que en aquellos momentos era Campeón de Europa. Por aquel entonces, su único objetivo era pasárselo bien con sus compañeros, pero a medida que fue avanzando se iba entregando cada vez más.

 

A partir de entonces se introdujo en el campo amateur, logrando numerosos éxitos.

simon-amateur

Como en el mismo torneo consiguió dos triunfos en pesos distintos, decidió que era el momento de pasar al campo profesional.

simon-pro

Foto: atlántico diario