Foto: Carlos Domarco

Santiago de Compostela, 10 mar (EFE).- El director general y deportivo del Monbus Obradoiro, José Luis Mateo, ha considerado este martes “un contratiempo” que el equipo esté obligado a jugar a puerta cerrada los dos próximos partidos de Liga Endesa a causa del brote de coronavirus que se está extendiendo por España.

Así lo ha declarado Mateo en un comunicado remitido a los medios en el que el responsable del club gallego explicita que acata la decisión tomada desde el Ministerio de Sanidad, aunque lamenta que “no es lo mismo” jugar en casa con el apoyo de la afición que sin él.

“Son nuestros aficionados los que dan todo el sentido a lo que hacemos aquí”, insiste el director general del Obradoiro, que este sábado recibirá al Joventut Badalona en el Multiusos Fontes do Sar a las 20.30 horas, encuentro que se disputará sin asistencia de público tras haberse comunicado esta decisión el Consejo Superior de Deportes y ser ratificada posteriormente por la ACB.

En el mismo comunicado, Mateo evita entrar a valorar si la decisión tomada por el Gobierno “es la mejor”, aunque indica que se aplica “solo unas horas después de otros acontecimientos deportivos y sociales que congregaron a miles de personas en un mismo espacio”.

Por último, añade que “es pronto para valorar las importantes repercusiones económicas que esta medida va a generar”, aunque aclara que “no se pueden anteponer a la salud pública”.