[alert type=»success»]

FICHA TÉCNICA:

Rio Natura Monbus Obradoiro 80: McConnell (12), Dulkys (21), Bendzius (2), Allen (17), Whittington (2) – quinteto inicial – Matulionis (9), Llovet (0), Pustovyi (6), Yusta (3), Pechacek (0), Cárdenas (-) y Pozas (8).

Tecnyconta Zaragoza 63: Tomás Bellas (6), Servera (0), Benzing (11), Norel (11), Fotu (9) – quinteto inicial – Holt (14), Kraljevic (-), Alocén (0), Barreiro (0) y Jelovac (12).

Parciales: 16-21, 21-10, 25-17 y 18-15.

Árbitros: Pérez Pizarro, Castillo y Rial.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 7 de la Liga Endesa, disputado en el Fontes do Sar ante 4.929 espectadores.

[/alert]

 

Galería de imágenes

 

No fue fácil, sin embargo, porque los aragoneses comenzaron mejor, con las ideas más claras y un buen bagaje defensivo, pero los obradoiristas supieron reponerse en los momentos más complejos (21-29, min. 15), para levantarse de la lona, voltear el encuentro e hilar un parcial (25-2) demoledor para los intereses del conjunto entrenado por Andreu Casadevall entre mediados del segundo cuarto y mediados del tercero. 

 

En el Rio Natura Monbus Obradoiro destacó el conjunto, sacrificado en el trabajo defensivo, con la inconmensurable actuación  de Llovet  o la intimidación de Artem Pustovyi, y la aportación ofensiva de Dulkys, Matulionis, Rosco Allen o Mickey McConnell. La orquesta santiaguesa fue sinfónica, nadie desentonó y se alternaron los jugadores para llevar la batuta y asumir la responsabilidad en los momentos más complejos.

 

La conexión lituana de Dulkys y Matulionis bombardeó el aro zaragocista desde el 6’75: entre los dos anotaron seis triples. Deividas se erigió en el referente ofensivo, y concluyó la contienda como máximo anotador, con 21 puntos, y el jugador más destacado, con 23 de valoración. Por su parte, Osvaldas, que en las semanas anteriores había sobresalido por su entrega en la retaguardia, no dudó en lanzar de tres y finalizó con nueve puntos y 12 de valoración.

 

La fiesta final en Sar no se podía intuir viendo los primeros quince minutos de partido. El Tecnyconta Zaragoza hacía mucho daño en la pintura, primero con Fotu y Norel y posteriormente con el elegante Jelovac. El pívot visitante, un seguro de vida y espléndido en el juego de espaldas al aro, bailaba en la pintura, imparable para la defensa. Con doce puntos en su haber, fue de los mejores hombres de los de Casadevall. 

 

El Rio Natura Monbus no acertaba en los primeros compases, movía el balón bien pero fallaba en la ejecución, angustiado por saber de la importancia de la contienda. Pero el acierto en el triple de los obradoiristas neutralizó el primer intento de escapada de los aragoneses (16-21).

 

Un tapón y un mate a la contra de Artem Pustovyi pudieron prender la mecha de la remontada, pero el Tecnyconta Zaragoza se apoyó en Jelovac para limar la moral gallega. El pívot era superior en cada acción, atacando de frente o bien de espaldas. La afición se desesperaba ante la calidad del serbio y los aragoneses ponían al Rio Natura Monbus contra las cuerdas (21-29, min. 15). Pero fue entonces cuando se desperezó el cuadro de Moncho Fernández, que durante diez minutos, entre el final de la primera mitad y el inicio de la segunda firmó un baloncesto espléndido.

 

Todo comenzó con un lanzamiento certero de Matulionis y continuó con un robo de Pepe Pozas. Pese a que el técnico de la escuadra maña trató de revertir la situación, el ciclón obradoirista ya era imparable. Dulkys, Allen, Whittington, Bendzius…todos aportaron en el mejor rato de los obradoiristas durante esta temporada. Al Rio Natura Monbus Obradoiro le salía todo a la perfección. Presionaba de forma asfixiante, provocando los errores del Zaragoza en el pase y también en el tiro. El parcial de 25-2 sentó como una losa a los visitantes y devolvió una sonrisa a la afición. De ahí al final, el público volvió a disfrutar y celebró con ganas la victoria.

 

Aunque volvió a ver canasta el conjunto rojo, el Rio Natura Monbus Obradoiro no levantó el pie del acelerador. Apenas un par de fallos y mucha pelea. Rosco Allen batalló incansable bajo el aro, anotó 17 puntos y aportó cinco capturas. Stephen Holt, mientras, evitaba que el daño fuese aún mayor para los zaragocistas. El escolta, que por momentos ejerció de base, se convirtió en la gran referencia atacante del Tecnyconta Zaragoza, con nueve puntos en el tercer parcial (62-48). 

 

En los compases finales, el Rio Natura Monbus Obradoiro estuvo mejor atrás que en ataque, con la envergadura de Pustovyi provocando los fallos de los visitantes. Moncho Fernández dio descanso a Dulkys, que recibió una atronadora ovación después de una actuación soberbia.  Sar celebró la primera victoria de la temporada en casa, aplaudió a rabiar a los jugadores al final del encuentro y se volvió a citar con el Rio Natura Monbus Obradoiro dentro de siete días, contra el Herbalife Gran Canaria (20:00 h).

 

Íñigo Caínzos – Obradoiro CAB

Foto: Felipe Gonzo