Antonio Gavilanes y Germán Rodriguez de Sáa presentaron sendas renuncias irrevocables dentro del consejo de Club Ourense Baloncesto. Las decisiones ya se tomaron el pasado 16 de junio, un día después de saber que el COB no estaría en la Liga ACB esta temporada. 

 

Antonio Gavilanes deja el club tras 3 temporadas, en las que ha conseguido el ascenso deportivo a la ACB, estabilizar económicamente y administrativamente el club sacándolo de la causa de disolución heredada a lo largo de la historia del club, volver a tener una cantera competitiva y en constante crecimiento con un equipo en EBA incluido así como cambios en la estructura del club con la llegada de un gerente y la vuelta de personal administrativo, Charo Valado, después de varios años.

Pero la no consecución del ascenso ha tenido demasiado desgaste anímico y físico que han terminado por llevar a los directivos a la dimisión irrevocable que en las próximas horas se hará efectiva. La perdida de ilusión en un proyecto de ascenso no llevado a cabo por las diversas trabas políticas en contadas en el camino desencadenaron el desenlace, no sin antes de hacer su trabajo y dejar inscrito al primer equipo en LEB Oro y al filial en EBA. 

 

Camilo Álvarez se postula posible nuevo presidente aunque no se descarta que lleguen viejas caras conocidas o alguien nuevo que quiera dirigir un barco que se está yendo a la deriva. También se espera que por fin lleguen los consejeros que el Concello de Ourense prometió ya hace un año. 

 

Gonzalo García, que estos días se encuentra en Helsinki como ayudante de la Selección Española U20 masculina, es el principal candidato a sentase en el banquillo otra temporada más aunque le primer acercamiento no ha fructificado tras la negativa del entrenador de aceptar un contrato muy a la baja por lo que el club ya ha hecho una contraoferta que desde el club consideran definitiva asegurando que manejan otros nombres si llegase una negativa del técnico vasco.

 

En cuanto a jugadores, Pedro Rivero, capitán y buque insignia del COB estas temporadas, está visiblemente enfadado con el conjunto ourensano ya que considera que debiera recibir un mejor trato de un club que todavía no se ha puesto en contacto con él para saber si quieren que siga en el equipo. Jhornan Zamora está muy cerca de fichar por Palencia e interesa que siga Diego Kapelan aunque hasta que se firme al entrenador no habrá ofertas en firme.