Los obradoiristas fueron recibidos por la directora del centro, Marta Fernández, y por el responsable del departamento de administración de empresas, José Luis Sieira, que guiaron a los jugadores y cuerpo técnico para realizar una breve visita por las instalaciones.

 

Una vez conocido el funcionamiento, llegó el momento de ponerse manos a la obra. Cada jugador ocupó su propia mesa individual para recibir a los alumnos y alumnas del Centro Superior de Hostelería, que elaboraron un menú especial para los obradoiristas.

 

El menú estaba compuesto por cinco platos y postre: ceviche con espuma de huncaína, tiradiño de lubina, huevo descapotado, pulpo anticuchero con chimichurri andino, birria de res y tarta de postre.

 

Cada alumno presentó en perfecto inglés cada uno de los platos e incluso pidieron colaboración para mostrar el paso a paso de la preparación. Así, Pepe Pozas colaboró con un alumno en la elaboración del ‘Tiradiño de lubina’, mientras que Mike Daum, Kassius Robertson, Rafa García y Álvaro Muñoz se organizaron perfectamente para que, cada uno, realizase uno de los pasos para conseguir el ‘Huevo descapotado’ perfecto.

 

El colofón final llegó con una sorpresa por parte de los alumnos para todo el equipo. El postre era una tarta personalizada con forma de pista de baloncesto, con el escudo obradoirista en el centro. La plantilla respondió con un fuerte aplauso en agradecimiento por la elaboración de un menú delicioso.