Foto: Coe Alonso

Nota de prensa del Mecalia Balonmano Atlético Guardés

A Sangriña se ha encendido esta tarde por última vez esta temporada para cocinar a fuego lento una victoria balsámica del Guardés que vale la clasificación para Europa la próxima temporada al acabar terceras la Liga Guerreras Iberdrola 18/19. Las de Prades pudieron despedirse dando una alegría (24-15, 14-10 al descanso) a la afición que abarrotó el pabellón y que llevó en volandas a las suyas durante sesenta minutos.

El Elche Mustang abrió el marcador con un gol de la extremo internacional Ana González. Las locales cogieron el mando del partido (Min 5:30, 3-1) por unos minutos, pero el ritmo acelerado dejaba entrever nerviosismo y excesivas prisas en los dos equipos, uno dirigido por Estela Doiro y el otro por Ana Martínez. Los fallos, las pérdidas de balón y las imprecisiones permitían a las de Rocamora recuperarse para empatar (3-3). Carmen Campos anotaba y Carratú detenía un 7 metros a la ex del Guardés Jennifer Gutiérrez. El público se animaba y tras un gol de Doiro reclamaba más intensidad en «defensa, defensa». La dureza en ambas líneas de seis metros iba haciendo que el partido se fuese ralentizando. El Elche acusaba la exclusión de Martínez y en superioridad el Guardés conseguía seguir ampliando su renta (Min. 16, 7-4).

‘O Inferno’ entonó todos sus cánticos habituales. «Qué bonito es ver al Guardés ganando de tres» dejó paso a que la afición corease el nombre de Marisol Carratú tras anotar de portería a portería. Con el 8-4 en el marcador, Rocamora pedía el primer tiempo muerto del partido para dar descanso e indicaciones a las suyas, escasas de rotaciones. Estela Doiro se inventaba una nueva genialidad para colarse entre la defensa ilicitana y entre el duro y activo 6.0 local y Carratú bajo palos fueron desarmando al Elche, que en este último tramo de temporada ha acusado en exceso el cansancio y las lesiones.

Carrera salía a intentar detener un 7m a Gutiérrez, pero aunque adivinó la trayectoria, el balón se coló en portería. De esta manera, el Elche rompía su sequía anotadora de unos diez minutos (Min. 22:05, 10-5). Con aviso de pasivo, Prades paraba el partido. Mientras, Rocamora apostaba por añadir al relevo en portería -entró Susi Sánchez por Nicole Morales- y abrir la defensa sin éxito.

‘Africa on fire’ se escuchó tras una contra de la pivote en la que incluso se podrían haber señalado dos minutos de exclusión. En esta efervescencia local, aparecieron Gascó y Gutiérrez para endosar un 0-2 de parcial (Min. 26, 12-8). Tampoco falló Paula Arcos su lanzamiento en segunda oleada y al ver cómo el Elche recortaba tres goles en un suspiro, Prades detenía de nuevo el partido. En esta tesitura, tras gol de Campos, Rocamora intentaba sorprender -con éxito- dejando su portería vacía y colocando doble pivote (Min. 28, 13-10). Sempere se revolvía en los brazos de Martínez, quien vio su segunda exclusión. Sempere acertó y su gol cerró el primer acto en el marcador (14-10).

Tras el paso por vestuarios, la internacional Ana Martínez acercaba aún más a las ilicitanas en el marcador (14-11), pero Egozkue, en su último partido, atinó y recuperó la renta de 4. Se empleaba a fondo el Elche con Zhukova, Flores y Arcos adelantadas y apretando al Guardés en ataque. Además, Nicole Morales volvía a portería y hacía varias intervenciones. El Guardés era incapaz de colarse entre la trabajada y ajustada defensa ilicitana o de darle continuidad al balón hasta que Bravo emergió desde su esquina para anotar (Min. 38:50, 16-12). Dos goles locales y otros tantos visitantes en nueve minutos reflejan la igualdad e intensidad con la que de nuevo arrancó el segundo tiempo.

La defensa del Elche continuaba asfixiando al Guardés, pero las de Prades se las iban ingeniando para seguir mandando en el partido. Las rotaciones locales también daban aire y Bravo volaba de nuevo para recuperar la renta de 6 superado el ecuador del segundo tiempo (Min. 46:44, 20-14) y obligar a Rocamora a pedir tiempo muerto.

El Guardés siguió con calma, sin desquiciarse, imponiendo su juego. Y el reparto de minutos en el Elche, dando relevo al siete titular -solo siguieron en pista Morales y Gutiérrez- dio alas al Guardés para seguir disfrutando de su fin de fiesta.

Ya restaban menos de cinco minutos para el final y el Guardés tenía la victoria y los dos puntos en el bolsillo (Min. 56:04, 23-15). Mientras en la pista Rocamora pedía un nuevo tiempo muerto, en la grada la peña O Inferno animaba a la afición que hacía la ola y coreaba su rumba. Se unió Marta Méndez a la fiesta de sus compañeras aportando un gol y Doiro regresó a pista para vivir sus últimos minutos como capitana. Solo quedó la portera Meriem Ezbida sin disfrutar del último partido de la temporada sobre la pista.

En los últimos minutos, el abultado resultado se convirtió casi en anécdota (24-15) y el pitido final dejó paso a las emociones y despedida. Hubo abrazos, lágrimas emocionadas y momento coral entre plantilla y afición para despedir otra temporada histórica. La próxima, el Guardés volverá a soñar en Europa.

FICHA TÉCNICA

Mecalia Atl. Guardés 24-15 Elche Mustang

Mecalia Atl. Guardés (14+10): Ezbida, Sempere (4), Egozkue (2), Doiro (5), Méndez (1), Campos (6), Pérez, Bravo (3), Kurchankova (2), Carrera, Pérez, Urban, Gómez y Carratú (1).

Elche Mustang (10+5): Zhukova (1), Méndez, Morales, María Flores (1), Frujinoiu, Jénnifer Gutiérrez (6), Susi Sánchez, Carmen Ocáriz, González (1), Keyla Hernández (1), Gascó (2), Ana Martínez (1), Rodríguez, Paula Arcos (2) y Guilabert.

Parcial cada 5 minutos: 2-1 / 4-3 / 6-4 / 9-4 / 12-7 / 14-10 (descanso) / 15-11 / 16-13 / 18-15 / 21-15 / 23-15 / 24-15 (final).

Incidencias: partido correspondiente a la J.26 de la Liga Guerreras Iberdrola disputado en A Sangriña. Lleno. Asistencia de José R. Lete Lasa, secretario xeral para o Deporte.

Árbitros: Luis Colmenero y Víctor Rollán (CYL). Excluyeron por parte de las locales a Sara Bravo  y Carla Gómez y de las visitantes a Ana Martínez (2), Zhukova y Arcos.