El equipo albivermello se impuso a la Cultural Leonesa robándole protagonismo a la ciclogénesis explosiva.

Ficha Técnica
CD Lugo 3: Juan Carlos; Campabadal, Luis Muñoz, Josete, Luis Ruiz; Azeez, Seoane; Iriome, Cristian Herrera (Pita, 73′), Fede Vico (Escriche, 83) y Mario Barco (Nicolás Albarracín, 66′)

CyD Leonesa 1: Palatsi; Iván González (Mario Ortiz, 56′), Zuiverloon (Julen, 65′), Albizua, Yasser, Señé; Iza, Yeray González, Aridai; Buendía (Guarrotxena, 61′) y Rodri.

Goles: 1-0: Mario Barco (46′); 2-0: Iriome (53′); 3-0: Mario Barco (60′); 3-1: Aridai (94′).

Árbitro: Díaz de Mera (Colegio Castellano-Manchego) Amonestó a Josete (42′), Campabadal (63′) por parte del CD Lugo y a Yasser (24′), Rodri (61′) por parte de la CyD Leonesa.

Bajo un intenso diluvio y con el juego lucense como protagonista por encima del vendaval esperado, los de Francisco sellaron con autoridad una victoria que les iguala con el Huesca a 33 puntos en la cabeza de la tabla. Con la vista puesta en el cielo se vivieron los momentos previos y el inicio del choque en el Anxo Carro. La anunciada ciclogénesis amenazaba, pero cuando señaló el inicio Díaz de Mera, el viento dio una tregua y cedió el protagonismo al fútbol.

El Lugo de Francisco no va de farol y cuando su entrenador anuncia que no traicionará a su filosofía, no lo hace. La Cultural presentaba cambios en el sistema buscando sorprender al conjunto local.

Los albivermellos afrontaron el inicio del partido con el menú habitual: poesión de balón, presencia en campo contrario y persión a la salida del balón de los culturalistas. En los primeros veinte minutos se jugo prácticamente en todo momento en el campo leonés, con varias ocasiones rojiblancas con disparos desde fuera del área. En pleno soliloquio lucense, tuvo Fede Vico la oportunidad más clara: El rechace de un disparo de Cristian Herrera lo conectó el cordobés de media tijera y Palatsi envió a corner lo que hubiese sido uno de los goles de la temporada.

El claro dominio amurallado no se vió reflejado en el marcador. Fueron varias las ocasiones generadas por centros de un muy activo Luis Ruiz. La más clara, un remate en el segundo palo de Fede Vico que dio primero en el poste y luego en el larguero. Los hombres de Francisco dejaban con vida al descanso a una Cultural que, a buen seguro, agredeció el intermedio.

Cosas del tiempo.Cuando comenzó a llover más fuerte, en el inicio de la segunda parte, al ataque lucense se le secó la pólvora. Mario Barco saludaba a la ciclogénesis con un gol. Fue sufrido. Iriome puso un centro medido tras una gran cabalgada por la derecha, Mario intentó el remate pero no llegó a conectarlo y el balón acabó en Ramón Azeez que disparó raso. El balón golpeó en el poste, pero Mario rebañó para hacer justicia. En 60 segundos el fútbol le devolvió al Lugo lo que mereció en los primeros 45 minutos.

Avisó de todos modos la Cultural con una clarísima ocasión acto seguido. Buendía buscó el gol por abajo en un mano a mano con Juan Carlos, pero el alcarreño metió una mano de mérito. Fue un espejismo. El CD Lugo mostró un apetito voraz y rápidamente aumentó la distancia en el electrónico. Iriome hizo bueno el refrán de que los niños traen un pan bajo el brazo y pudo dedicarle un gol a su hijo recién nacido. El tinerfeño aprovechó un rechace de Mario Barco en un córner para firmar esa dedicatoria.

Mario, que en ese inicio de la segunda mitad estuvo en todas, tuvo tiempo de hacer el segundo en su cuenta personal. Esta vez los protagonistas invirtieron los papeles: Iriome fue el ejecutor del primer disparo que repelió Palatsi y el de Calahorra el que acabó fusilando el rechace a la altura del punto de penalti. Poco después Nicolás Albarracín entró sustituyéndole y la grada del Anxo Carro le dedicó una ovación cerrada.

Con el partido casi cerrado para los de casa, la ciclogénesis explosiva decidido tomar el relevo al vendaval de juego rojiblanco. En los últimos minutos el viento y la lluvia fueron los protagonistas y no cesaron hasta que Díaz de Mera señaló el final. Instantes antes, la Cultural hizo el gol del hono. Aridai evitó que los leoneses se volviesen de vacio.

Y con el sonido del silbato del colegiado la gente corrió a casa a resguardarse con una sonrisa en la cara. El Lugo vuelve a ser colíder.

CD Lugo/Foto: LaLiga

Comentarios