Serie marcada claramente por la igualdad y que únicamente los shoot outs, han podido decidir la última plaza en la B, para la próxima temporada.

En el primer encuentro en La Albericia, un choque con diversas alternancias en el marcador, finalizaba en empate y en una tanda definitoria que se llevaban los de cántabros. De esta forma, el equipo dirigido por Alejandro Siri, se marchaba a Ourense con un match ball a favor.

Por su parte, el cuadro gallego tenía la difícil misión de darle la vuelta en su estadio. El sábado se jugaba el segundo, que como en el choque inicial, se caracterizó por la igualdad y las alternativas en el electrónico. Un partido que se cerraban con igualada, que por segundo encuentro consecutivo, llevaba la definición a los shoot outs. Esta vez la moneda salía cara para los de locales, forzando así el tercer encuentro.

Un duelo que se ha convertido en un festival ofensivo de ambos contendientes. El mismo ha hecho que, a menos de un minuto para la conclusión, el Sardinero fuera venciendo. Pero un penalty córner materializado por Rubén Quintas, a segundos de pitarse el final, daba aire a un Barrocas que forzaba los penalts (5-5). Tras las primeras cinco ejecuciones nueva igualada (1-1). Por tanto, sin margen de error, si marcaba uno y el otro fallaba, se resolvería todo. Y fue en el primer intento, cuando el tanto de Xurxo Cid y el fallo de los de Santander, llevaba la locura al campo de Mariñamansa, que de este modo, en unos meses volverá a ver hockey de la División de Honor B.

Para la próxima temporada habrá 12 equipos: Complutense, San Sebastián, Vallés, Pedralbes, Egara, Pozuelo Madrid, Taburiente, Barrocás, Real Sociedad, Giner de los Ríos, Benalmadea y San Fernando.

RFEH