El Mecalia Atl. Guardés ha sumado esta mañana su cuarta victoria en la Liga Guerreras Iberdrola ante el Base Villaverde (45-28, 23-16 al descanso). Las de Prades rompieron el partido en la primera parte con un parcial de 7-1. La renta de siete goles al descanso permitió al Mecalia jugar más tranquilo el segundo tiempo.

Ficha Técnica
Mecalia Atl. Guardés: Carratú (1), Carrera, Rosario Urban (5), Luciana Mendoza (3), Ana Rodrigues, Inés Hernández (1), Alesia Kurchankova (8), África Sempere (6), Anthía Espiñeira (4), Rebeca Castell (2), Carla Gómez (2), Marta Méndez (2), Jennifer Gutiérrez (3) y Naiara Egozkue (8).

Bm. Base Villaverde: Nicole Wiggins, Paula Pérez, Andrea González (2), Judith Fernández, Silvia Ausás (6), Elena Lorenzo (1), Morales, García, Natalia Montilla (3), Lorena Montilla (5), Bartolomé (1), Moira Belda, Julia Díaz (3), Cardador (4), Alisson Pérez (3) y Andrea Montero.

PARCIALES: 4-3 /8-6 / 10-10 / 14-11 / 19-12 / 23-16 (descanso) / 26-19 / 30-20 / 34-20 / 37-23 / 40-27 / 45-28 (final).

Árbitros: Alberto Rodríguez (Galicia) y Alberto Ballano (Cataluña), excluyeron a Mendoza del Guardés y a Lorenzo (2) y Lorena Montilla del Base Villaverde.

Incidencias: partido correspondiente a la quinta jornada de Liga Guerreras Iberdrola disputado en A Sangriña ante 400 espectadores. Antes del comienzo del partido se hizo entrega a Anthía Espiñeira del trofeo #GuerreraIberdrola de la J.4.

.

GALERÍA DE IMÁGENES

Las de Prades, tras caer en Bera Bera (29-24), se mantienen en la zona alta de la clasificación con ocho puntos a falta de que el sábado se disputen el resto de partidos de la quinta jornada -ayer ya se jugó el Puchi-Bera Bera con victoria de las de Puche-. Con este resultado, las vigentes campeones de Liga vuelven a la senda de la victoria y recuperan la confianza de cara a la dura eliminatoria de EHF Cup que este fin de semana disputará en casa ante el Astrakhanochka.

Ante el Base Villaverde, el técnico del Guardés apostó por Anthía Espiñeira, Inés Hernández, Luciana Mendoza, Naiara Egozkue, Ana Rodrigues, África Sempere y Marisol Carratú para el siete inicial.

La primera ventaja del partido fue para las locales, con un parcial de 2-0 firmado por Inés Hernández. La defensa 5:1 planteada por Prades con Sempere en el avanzado no servía de freno a la primera línea madrileña, ocupada por las hermanas Natalia y Lorena Montilla y Elena Talavera. Los huecos les permitían encontrar con relativa facilidad a las extremos (Esther Cardador y Judith Fernández) en circulación y también a Silvia Ausás en el pivote. Las de Ruiz-Hidalgo también recurrían al lanzamiento exterior y las pérdidas y errores por ambos lados dejaban quince minutos de máxima igualdad (10-10, min.14:28). Las madrileñas incluso fueron capaces de ponerse por delante en el marcador en varias ocasiones (8-9, 9-10), pero las rotaciones locales parecieron dar con la clave del partido.

Con Marta Méndez y Carla Gómez en el centro de la defensa, el Guardés empezó a ganar seguridad, recuperar balones y correr al contraataque. También Gutiérrez dio muestras de su calidad desde el extremo y Estela Carrera y los palos sirvieron de ayuda. Recuperar la concentración fue clave en defensa.

Un parcial global de 7-1 en apenas cinco minutos (del 12-11 al 19-12) rompió el partido y dejó noqueadas a las rivales, que ya empezaron a acusar el cansancio acumulado -se desplazaron de noche y llegaron a primera hora a A Guarda-.

A vuelta de los vestuarios, el planteamiento del técnico local fue el habitual, repartiendo minutos entre todas sus jugadoras. Con la tranquilidad de una renta abultada, el Guardés empezó a mostrar su desparpajo y siguió aumentando su renta, insalvable para las madrileñas.

El entrenador del Villaverde manifestó a la finalización del encuentro sus sensaciones: “Empezamos bien, enchufadas y con bastante concentración… pero nos duró 20 minutos”. “El partido fue un poco correcalles, hubo muchos goles al contraataque, perdiendo balones y fallando lanzamientos claros… que hemos pagado muy caros”. El abultado resultado (45-28) de esta mañana es la segunda derrota más clara sufrida por el conjunto de Madrid en este inicio liguero (contra Zuazo perdieron 45-27). Las de Ruiz-Hidalgo se han enfrentado en este inicio liguero a algunos de los cocos de la competición: Zuazo, Rocasa, Málaga y Guardés lo que les está impidiendo puntuar, pero son capaces de mantener el tipo en estos primeros compases de la competición.

La lateral Luciana Mendoza reconoció que al principio del encuentro fueron “incapaces de marcar las diferencias”, pero “la concentración” del segundo tiempo les permitió despegar en el marcador y sentenciar de manera clara el partido.

El deseo de Prades era “recobrar sensaciones” y vio cumplido su deseo con un partido aceptable de las suyas. Los dos puntos, y sobre todo el nivel de juego mostrado en la segunda parte, son un soplo de aire fresco en un vestuario que este mismo fin de semana afronta su primera participación en la EHF Cup y que con este resultado ve con optimismo su viaje a Valladolid del próximo viernes para medirse al Aula Cultural (21 h., Teledeporte).

 

El Astrakhanochka, en camino EHF

El conjunto ruso inició su viaje esta tarde desde Moscú con destino Madrid. Tras aterrizar en la capital española la expedición se desplazará de noche en autobús hasta A Guarda, a donde llegarán a primera hora de mañana para instalarse en el hotel y poder descansar del largo desplazamiento. La primera toma de contacto de las rusas con la pista de A Sangriña será por la tarde (18:30-19:30 horas) y volverán a entrenar el sábado y el domingo por la mañana (10 a 11 horas). Tras jugar el segundo partido de la eliminatoria, el Astrakhanochka iniciará su viaje de retorno a las 3:45 a.m. Viajarán desde Vigo a Moscú con escala en Madrid.

Por su parte, la plantilla del Mecalia descansará esta tarde y mañana por la mañana y por la tarde tendrá una nueva sesión de trabajo para ultimar la preparación del compromiso europeo.

DP Atl. Guardés

Fotos: Felipe Gonzo

Comentarios