Arrancaba el partido en Porriño con una gran penetración de Fátima Suaré por el costado derecho para subir el primero al marcador. Iba a responder rápidamente el conjunto asturiano por medio de Cecilia Cacheda, que regresaba a la que fue su casa durante diez años, tras dejar el club el pasado verano. El conjunto de Diego Lafuente, que llegaba con las bajas sensibles de Nerea Nieto, María González y Raquel Caño, tuvo durante los primeros minutos muchas dificultades en ataque ante la férrea defensa gallega y la falta de acierto de cara a portería.

Sin embargo, las paradas de Raquel Álvarez iban a ser claves para mantener a las suyas enchufadas en un encuentro que comenzaron a decantar a su favor en el ecuador de la primera mitad (9:11), gracias a una doble superioridad que permitió al Liberbank Gijón encontrarse muy cómodo aprovechando al contragolpe los regalos que le ofrecía el rival, y haciendo un balonmano más elaborado en ataque posicional al ritmo de Cecilia Cacheda y de Marizza Faria.

Ismael Martínez se veía obligado a parar el encuentro para pedir a las suyas mayor concentración y apostaba por una defensa abierta 5:1. Tiempo muerto que sin embargo no iba a surtir efecto en su equipo, que comenzó a perder balones y a alimentar las contras de las asturianas, que cerraron la primera mitad con cuatro goles de ventaja (11:15).

El punto de inflexión definitivo del choque llegaría tras la reanudación, con dos grandes protagonistas: Raquel Álvarez, que sacaba a relucir todo su repertorio de paradas, y una Cecilia Cacheda que, con 10 tantos, se convertía en la máxima goleadora del partido. Todo ello, para endosar un parcial de 0:4 con el que ampliar la ventaja en el marcador (18:26).

Una diferencia que el Conservas Orbe Porriño no pudo reducir, y no por falta de oportunidades, pero unas veces la portera asturiana, y otras la falta de acierto condenaron al conjunto local. El trabajo coral de todo el equipo tanto en la defensa 6:0 propuesta por Diego Lafuente como en el ataque daba sus frutos, y a falta de cinco minutos para el final, las asturianas tenían prácticamente la victoria en el bolsillo (21:28). Los últimos minutos fueron un monólogo de las visitantes que finalmente certificaron la novena victoria de la temporada, que les permite mantenerse en la segunda posición de la clasificación (23:30).