Foto: RC Deportivo

 

A Coruña, 2 abr (EFE).- El preparador físico del Deportivo, Manuel Pombo, ha explicado este jueves que los equipos necesitarán un mínimo de veinte días de entrenamiento antes de volver a competir en el caso de que finalmente se reanude el campeonato.

El responsable del estado físico de los jugadores blanquiazules ha explicado que volver a competir requerirá un «reentrenamiento para el trabajo técnico-táctico colectivo, que es muy agresivo a nivel muscular».

«Ahora mismo el jugador entrena pero no hace frenadas, aceleraciones, saltos, choques, golpeos al balón a alta intensidad, así que estaríamos hablando de un periodo de un mínimo de 20 días para adaptarse a la alta intensidad del juego real», comentó en una rueda de prensa telemática.

En ella, estimó en 30-40 días el periodo ideal de preparación previo al juego porque así los jugadores cumplirán «un ciclo de regeneración celular».

Mientras tanto, el cuerpo técnico del Deportivo trabaja en con «una monitorización individualizada de los jugadores cada día» y les han suministrado bicicletas estáticas a los que no tenían y a algunos, incluso, un balón porque dos de las sesiones semanales consisten en un trabajo «técnico-coordinativo» con el esférico.

Para estar en contacto, los miembros de la plantilla y también del cuerpo técnico utilizan «las nuevas tecnologías», tanto grupos de WhatsApp como videoconferencias por aplicaciones como Skype o Zoom para tener un «intercambio diario de información».

Además de mantener el físico con entrenamientos en sus domicilios, a los jugadores les han pedido que vieran los partidos que disputaron, «las tomas de decisión que tuvieron en esos encuentros para intentar que este tiempo sea de reflexión y mejora».

Si la temporada se alarga, los partidos podrían llegar a disputarse en verano, con altas temperaturas, un hándicap para los jugadores.

«Inicialmente los organismos de medicina del deporte a nivel mundial plantean que los jugadores y atletas, cuando compiten por encima de 35, 33 grados, tienen graves problemas para disipar el calor acumulado por el esfuerzo y la temperatura externa. Tendría que haber un parón cada 20 minutos para hidratación y el estrés térmico que sufrirían sería elevado», apuntó.

Además, precisó que jugar partidos a esa temperatura y con pocos días de recuperación entre una cita y la siguiente es un «reto» y «va a ser agresivo» para el «organismo» de los jugadores.