[alert type=»info»]

Real Betis: Adán, Piccini (Dani Ceballos, min. 84), Mandi, Pezzella, Durmisi, Fabián (Musonda, min. 67), Petros, Felipe Gutiérrez (Cejudo, min. 77), Joaquín, Tony Sanabria y Rubén Castro.

RC Deportivo: Lux, Juanfran, Albentosa, Sidnei, Fernando Navarro, Pedro Mosquera, Guilherme (Borges, min. 61), Emre Çolak, Fayçal Fajr, Bruno Gama (Luisinho, min. 78) y Andone (Borja Valle, min. 88).

Árbitro: Clos Gómez (c. aragonés). Tarjeta amarilla a Juanfran (min. 65) y Pedro Mosquera (min. 93).

Incidencias: partido correspondiente a la 2ª jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Benito Villamarín ante 34.543 espectadores.[/alert]

 

Deportivo de La Coruña y Betis firmaron un típico encuentro de principio de curso. Un empate a cero goles que deja claro que aún les falta bastante a ambos para enseñar su mejor cara. Bien es cierto que en lado visitantes la semana ha sido larga por la marcha de Lucas y el vaivén de Sidnei con el Valencia y el Benfica. Sea como fuere ni verdiblancos ni blanquiazules estuvieron acertados de cara a portería y ni tan siquiera de medio campo hacía arriba.

Las defensas se impusieron a los ataques a pesar de no estar muy exigidas y los porteros apenas tuvieron que intervenir. El punto cosechado parece dejar relativamente satisfechos a ambos, pero con la necesidad de seguir creciendo para evitar sustos.

La primera parte no tuvo prácticamente nada destacable. Las molestias musculares de Mandi a los diez minutos fueron el único susto importante de la parroquia bética, mientras que Lux apenas tuvo trabajo más allá de tener que chapar algún centro o algún remate manso. Bien es cierto que Bruno Gama, Fabián y Felipe Gutierrez lo intentaron con insistencia pero ninguno de ellos tuvo la chispa suficiente para crear acciones peligrosas, sino que todo su esfuerzo se quedó en buenas intenciones. Por no haber no hubo ni amarillas, a pesar de las continuas faltas que ralentizaron mucho el ritmo del encuentro.

El paso por los vestuarios no sirvió para que cambiara el panorama. El partido siguió muy trabado y ningún conjunto fue capaz de plasmar algo de dominio, por no haber no hubo ni contras peligrosas, el excesivo repliegue facilitó la labor de las zagas y complicó mucho la de los atacantes. Florin se tuvo que pelear el solo contra centrales béticos, mientras que Rubén Castro prácticamente no pudo tocar el balón y cuando lo hizo siempre fue en posiciones muy alejadas. Solo un par de jugadas aisladas pusieron algo de emoción a un segundo tiempo plano, quizá algo más animado que los primeros 45 minutos, pero solo porque era difícil que pasaran aún menos cosas que en la mitad inicial.

Bruno Gama tuvo una buena opción a los cinco minutos del segundo tiempo gracias a un remate con su pierna izquierda que se marchó cerca del palo. Este ligero aviso no tuvo continuidad ni réplica hasta un poco antes del minuto 15 cuando Sanabria tras una buena acción individual ante Juanfran soltó un potente latigazo que se encontró con la respuesta de Lux. El propio Sanabria estuvo cerca de poder estrenar la cuenta de no ser por la intervención nuevamente de Juanfrán que cortó un buen envió de Musonda en el minuto 75 que tenía al paraguayo como destinatario.

También destacó el colegiado Clos Gómez y no por haber tenido una gran influencia en el encuentro. Sino por una curiosa situación que le aconteció al árbitro, ya que durante el choque sufrió un problema con una de sus lentillas y tuvo que detener el encuentro durante un par de minutos para buscar un recambió para su lente extraviada. Una situación poco habitual que obligó a añadir hasta 6 minutos al final del tiempo reglamentario. Un tiempo extra que tampoco sirvió para mover el marcador inicial.

 

José Luis Neira/Los Otros 18

Foto: La Liga