El Dépor no consiguió puntuar en Los Pajaritos (2-1) en un partido en el que los blanquiazules se dejaron también el liderato de la Segunda División en favor de un Eibar que, con su victoria por 1-0 ante el Alavés, es ya nuevo equipo de Primera División.

numancia   2 – 1 escudo-deportivo
mini-balon.1-0 Regalón (min. 21) mini-balon.1-1 Luisinho (min. 26)
mini-balon.2-1 Palanca (min. 83)
.
CD Numancia: Ribas, Isidoro, Gaffoor, Juanma, Bonilla (Vicente, min. 81), Regalón, Pedraza (Palanca, min. 46), Bedoya, Julio Álvarez, Natalio (David González, min. 68) y Sergi Enrich.
R C Deportivo: Lux, Laure, Lopo, Insua, Manuel Pablo, Álex Bergantiños, Rabello, Núñez, Sissoko (Borja, min. 58), Luisinho e Ifrán (Marchena, min. 68).
Árbitro: Arcediano Monescillo. Amonestó a Bonilla (min. 18), Pedraza (min. 25), Núñez (min. 40 y 60), Julio Álvarez (min. 54), Juanma (min. 87), Lopo (min. 91) y Biel Ribas (min. 92)
Incidencias: partido de la 40ª jornada en Segunda División, con la presencia de unos 300 aficionados del Dépor en Los Pajaritos.
La derrota de la Unión Deportiva Las Palmas por 2-3 frente al Recreativo de Huelva, hace que el Dépor necesite solo un punto más para ascender a la máxima categoría del fútbol español. Los canarios y el Sporting de Gijón se quedan a seis puntos, los mismos que restan por disputarse.

 

Como si de una premonición se tratase, la previa del partido ya dejó un hecho negativo para el Deportivo. La idea inicial de Fernando Vázquez era la de formar en el doble pivote con Wilk y Álex Bergantiños, pero finalmente el polaco se cayó de la convocatoria por molestias físicas en el calentamiento. Su sitio en el once lo ocupó Rabello y la convocatoria la completó Arizmendi.

La primera ocasión llegó pronto por medio del coruñés del Numancia Julio Álvarez, que centró al segundo palo, propiciando una dejada de Enrich que Manuel Pablo despejó a córner. Aunque el Dépor trató de salir de esa presión inicial, de nuevo los locales dispusieron de una buena ocasión por medio del sadense que atajó bien Germán Lux.
La primera llegada del Dépor tardó doce minutos en una buena jugada individual de Sissoko que asistió a Rabello para que el chileno le pegase duro desde la frontal del área, en un balón que Biel Ribas despejó como pudo. El Numancia tuvo el 1-0 tras un sombrero de Isidoro en banda y un centro al primer palo que Enrich estrelló en el larguero de la portería de Lux. Un tanto que solo tardó un minuto en llegar. Fue en un córner forzado por los locales en una acción en la que chocan Lopo y el portero del Dépor. Julio Álvarez lanzó el córner con un golpe seco al primer palo al que Regalón solo tuvo que poner la cabeza para anotar el 1-0 en el minuto 21 de partido.
Reaccionó rápido el Deportivo que, cinco minutos después, empató el choque en un buen pase interior de Álex Bergantiños que Rabello tocó atrás desde línea de fondo para que Luisinho anotase rematando a la altura del punto de penalti.
A partir de ese momento el partido se calmó con respecto al arranque y las ocasiones llegaron con cuentagotas en ambas áreas y sin tanta claridad. Eso también propició que el encuentro se volviese más brusco y se produjesen entradas fuertes, sobre todo por parte de los jugadores locales. Esto provocó que Sissoko jugase con molestias los últimos minutos de un primer tiempo al que se llegó con empate a uno en el marcador.
El partido se reanudó con la misma dinámica y con intentos por ambas partes de deshacer la igualada en el marcador. Para romperla Fernando Vázquez fue el primero en mover el banquillo, metiendo en el campo a Borja Bastón por un tocado Sissoko. Casi de manera simultánea el Dépor se quedó con diez por expulsión de Antonio Núñez, que vio la segunda tarjeta amarilla al saltar con Juanma poniendo el codo por delante. Otro contratiempo que marcaba lo que restaba de partido.
Las ocasiones continuaban sin llegar en ninguna de las áreas pero la situación de inferioridad numérica hizo que la apuesta en el segundo cambio fuese reforzar la zaga con la entrada de Marchena, sustituyendo a Ifrán.  Cuando el partido parecía abocado al empate, la única llegada con peligro del Numancia en la segunda parte se convirtió en gol a ocho minutos de final en una jugada extraña: una pelota picada que toca Enrich al borde del fuera de juego para superar la salida de Germán Lux y dejar para que Palanca, con el exterior y entre dos defensas, anotase el 2-1.
El Dépor apenas pudo reaccionar bajo una intensa granizada que acompañó los últimos instantes del choque y que resumió las sensaciones del partido y de los últimos días: con el sol y el verano de Primera a la vuelta de la esquina, todavía hay que superar tormentas primaverales para lograr el gran objetivo de la temporada. Primera se queda a un paso, a un solo punto, tras completarse la antepenúltima jornada.
canaldeportivo.com