Mal partido del conjunto de Rafa Saez, que apenas creó ocasiones de gol y dejó malas sensaciones en el feudo del colista.

 

Marino de Luanco: Rafa Ponzo, Pablo Suarez, Guaya, Jose Angel, Espolita, Alex Blanco (Nico Pandiani, m.48), Omar, Dudi, Naya (Alejandro, m.89), Imanol (Yeo, m.79) y Fran Pastor.

Coruxo FC: Fernando, Angel, Cristobal, Alberto García, Pazo, Cifuentes, Pedro Vázquez (Pardavila, m.67), Antunez (Aitor Aspas, m.73), Rubén, Mateo y Benjamín Anthony (Mella, m.46).

Goles: (1-0) Alex Blanco, m.13.

Arbitro: Villa Sánchez (Comité Navarro). TA por los locales a Fran Pastor, m.24, Dudi, m.39, Guaya, m.56 y Omar, m.83 y por los visitantes a Pazo, m.65 y Alberto García, m.69.

Incidencias: Campo de Miramar, ante unos 600 espectadores.  Se disputó todo el encuentro con tan sólo dos torretas de luz ya que las otras dos no funcionaron a lo largo del partido.

 

Extraño encuentro el que en Miramar disputaba el Coruxo, ante un Marino de Luanco con el agua al cuello, ya que sólo sumaba nueve puntos y era el farolillo con méritos propios para ello debido al escaso bagaje cosechado en la primera vuelta. El Coruxo sabedor de la necesidad de los locales, estuvo impreciso y nunca dio sensación de poder llevarse algo con justica de su visita a Luanco.

El balón de salida fue local, acuciado por las necesidades, e Imanol en el 9 de juego tendría la primera ocasión sobre el marco de Fernando con un cabezazo por encima del larguero. El empuje local, apenas un minuto después obligaría bajo palos a la defensa viguesa a salvar un remate de  cabeza de Omar tras la asistencia de Guaya desde la banda, dejando en evidencia que el Coruxo en los primeros compases del encuentro achicaba agua una y otra vez. A la tercera ocasión local, en el 13 de juego, Alex Blanco no fallaba al cazar un balón muerto en area de Fernando, y cuyo remate acababa batiendo al meta del Coruxo, para colocar el 1-0.

Estaba incómodo el Coruxo que apenas 13 minutos había concedido al conjunto local tres ocasiones claras de gol,  y que a partir del gol, unos y otros batallarían en mitad del terreno de juego en exceso, ya que apenas un chut de Dudi por los locales, y un testimonial golpeo manso de Mateo ya en el  41 cerraron una primera mitad para olvidar del cuadro de Rafa Saez.

Mella en el descanso entraba al terreno de juego en busca de dar una mayor movilidad, pero el Coruxo seguía atascado, algo que sumado a lo pesado que empezaba a ponerse el terreno de juego limitó las llegadas viguesas. Mella en el 58 cabecearía alto una de las pocas ocasiones de peligro visitante, que dejó un severo bagaje negativo en ataque. Por su parte el Marino defendería la renta con uñas y dientes, buscando matar el encuentro a la contra, especialmente con la velocidad de Fran Pastor que volvía loca a la zaga del Coruxo. Angel a falta de un cuarto de hora para el final buscó desde lejos batir a Rafa Ponzo pero el cuadro vigués acabó naufragando en Miramar ante un equipo local más necesitado y que se acabó llevando el gato al agua.

 

Foto: Coruxo FC