El Coruxo fue superior a un Ourense que se vio desbordado por el vendaval de fútbol verdiblanco. Los de O Vao amargaron el partido número 100 de Luisito en el banco rojillo, que sigue con numerosas bajas en su once tipo. 

 

 

Coruxo   3 – 0 CDOU
mini-balon.1-0, minuto 8: Moscardó.

 

mini-balon.2-0, minuto 33: Cristóbal.

mini-balon.3-0, minuto 50: Mateo.

Coruxo FC: Fernando, Cristóbal, Aspas, Cifuentes (D. Campos 79), Costas, Moscardó, Pedro (Mella 70), Antúnez, Alberto, Mateo (Chaco 83), Centrón.

 

CD Ourense: Pato, Pablo (Arce 33), Campillo, Moisés (Óscar 33), Capi, Yebra, Iker, Cruz, Gustavo ( Noguerol 46), Javi, Borja.

 

Árbitros: Juan Bustos, auxiliado por Pescador Hernández y Vaquero Girón. Amonestó a Aitor Aspas y Cifuentes, por el Coruxo, y a Pablo Corzo, Moisés, Yebra, Iker Alegre y Rubén Arce, por el Ourense.

Incidencias: Encuentro disputado en el campo de O Vao correspondiente a la 31ª jornada del grupo I de la Segunda División B, que registró la presencia de unos mil aficionados, unos 50 del CD Ourense. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez.

 

 

 

El equipo de Rafa Sáez consiguió enganchar la primera línea donde fue letal; con una descomunal puesta en escena que fue todo un manual futbolístico de juego ofensivo, intensidad y protagonismo con el balón en posesión.

Los primeros minutos presagiaban un partido muy intensivo, toda la maquinaria en acción por ambos conjuntos que en los cuatro primeros minutos ya habían presentado sus credenciales a balón parado. El partido había pasado de la tranquilidad relativa a las máximas revoluciones en muy pocos minutos. Dominio alterno y muchísima actividad en las áreas; y así llegaría el primer gol tras una jugada de posesión local, y Moscardó desde el pico del área grande enganchaba un disparo, mitad empeine y mitad interior, y la enchufó al segundo palo con el 1-0. Desde ahí, ruido de sables en cada jugada, y con el balón que se disputaba con intensidad y muchísima presión. El Ourense se fue arriba, también el Coruxo. La medular pasó a convertirse en un campo de minas ya que los dos equipos llegaban a las áreas con los toques suficientes y sin sobar el balón, y con la precisión de un reloj suizo.
Al Ourense no le cuadraban las cuentas ante un gran Coruxo que se imponía con buen fútbol y las ideas muy claras, sobre todo en ataque con gran desborde y ocasiones de gol muy claras. Como ese contraataque directo de un descomunal Cristóbal que arrancando desde la defensa consiguió meter un balón en profundidad sobre Pedro Vázquez, que combinaba con Mateo, y este último de disparo raso y cruzado pudo marcar el segundo. Se imponía una y otra vez el equipo de Rafa Sáez pero muy consciente que enfrente estaba el CD Ourense; todo un señor equipazo. Miguel Centrón tras coger la espalda a la defensa rojilla engatillaba un disparo raso y cruzado que no terminó al fondo de las mallas por muy poco. Pero el gol que dinamitó el partido llegaría de falta directa que Cristóbal colocaba a la misma escuadra con el 2-0. Un gol que le dio pausa y control al juego del Coruxo, como también ansiedad al Ourense. Luisito hizo dos cambios al mismo tiempo, en defensa retocaba el dibujo para mantener el orden en los marcajes y seguridad en los pases. Se cerraban los primeros cuarenta y cinco minutos con el Coruxo muy compacto y un Ourense desaparecido.

 

Desde el primer minuto de esta segunda entrega ya se pudo comprobar a un Ourense con muchas dudas en su fútbol, sin chispa ni presionar la salida del balón viguesa. La acción donde quedaba del todo claro que el Coruxo jugaba una final; minuto cincuenta y presión de Pedro Vázquez sobre la defensa rojilla, y el hábil extremo colocaba una asistencia de oro sobre Mateo, que encaraba a Pato con autoridad y fundía el 3-0 al fondo de las mallas. Controlaba el partido todavía más el equipo de Rafa Sáez; pero que en todo momento mantenía los cinco sentidos en alerta, se tenía muy claro que ante el CD Ourense hay que jugar muy concentrado.

 

Lo intentó el Ourense, pero no más allá del minuto sesenta, ahí es donde el conjunto ourensano ya se dio cuenta que tenía el depósito de la gasolina en la reserva; mientras que el Coruxo tenía muy claro que la situación la tendría que rentabilizar con inteligencia. Le cedió la responsabilidad el conjunto local, a un Ourense que no pudo reaccionar.

 

Los rojillos son octavos con 44 puntos al igual que el Zamora que es 7º, a tan sólo 2 puntos,  y 4º en puestos de promoción,  está el Marino de Luanco que será el próximo visitante de O Couto el próximo domingo 30 de marzo a las 17:30h, con 46 también están Avilés y Oviedo que son 5º y 6º respectivamente.

 

Por parte del Coruxo, siguen 18º, empatados a 29 puntos con el Caudal que será el próximo visitante de O Vao, que son 17º, que a su vez ganó al Celta B por 3 goles a 0, que es 16º en puesto de promocion de descenso, con 30 puntos y  a tan sólo 3 puntos de la SD Logroñés que es 15º con 32 puntos.  Los de O Vao tienen 2 partidos menos que los filiales cel Celta y unos menos que el Caudal. Coruxo FC y Real Oviedo, con un partido menos, suspendido por el estado del terreno de juego, se jugará el miércoles dos abril, 18:00 horas en O Vao.

 

Los rojillos son octavos con 44 puntos al igual que el Zamora que es 7º, a tan sólo 2 puntos,  y 4º en puestos de promoción,  está el Marino de Luanco que será el próximo visitante de O Couto el próximo domingo 30 de marzo a las 17:30h, con 46 también están Avilés y Oviedo que son 5º y 6º respectivamente.

 

Por parte del Coruxo, siguen 18º, empatados a 29 puntos con el Caudal que será el próximo visitante de O Vao, que son 17º, que a su vez ganó al Celta B por 3 goles a 0, que es 16º en puesto de promocion de descenso, con 30 puntos y  a tan sólo 3 puntos de la SD Logroñés que es 15º con 32 puntos.  Los de O Vao tienen 2 partidos menos que los filiales cel Celta y unos menos que el Caudal. Coruxo FC y Real Oviedo, con un partido menos, suspendido por el estado del terreno de juego, se jugará el miércoles dos abril, 18:00 horas en O Vao.

Fuente y foto:  coruxofc.com