Los consejeros van a seguir en el club y buscarán una alternativa para la presidencia para buscar una solución a la actual situación del club que incluso podría llegar a desaparecer.

 

El consejo llegó al acuerdo de aceptar la renuncia del presidente, que deberá ser aprobada por la junta de accionistas del mes que viene. El resto del consejo sigue y buscarán alternativas para buscar un nuevo presidente, que podría salir del propio consejo. Desde hoy, Fernández Añel hará «lo que le digan», pero no tomará decisiones. Asimismo, Bernardino González le recordó al edil de Deportes, Alfonso Vilachá, que hay pendiente una reunión conjunta, pues son los mayores accionistas del club, para solucionar la situación.

Ayer se reunió con el portavoz del BNG en el Concello. ‘Da gusto hablar con él’, aseguró Añel. Y lo explica: ‘Escucha y te dice cuales son sus ideas. Igual me transmitió que está a favor de que todas las subvenciones sean competitivas y que el COB no sea distinto al resto como que apoyaría que alguna concejalía patrocinase o ayudase a patrocinar al equipo como embajador de Ourense que es’. En los próximos días tiene intención de reunirse también con la portavoz de Democracia Ourensana, Susana Gómez.

Según un portavoz del concello antes de que empiece la nueva temporada darán luz verde a la salida de 750.000€ para el deporte ourensano, de los cuales buena parte irían al COB.
‘Esperaba que reaccionasen y lo han hecho. Si mi dimisión ha servido para que este club tenga futuro, bienvenido sea’, terminó Fernández Añel.

En cuanto al futuro de la entidad es claro al manifestar que «debe buscarse una solución entre todos y me ofrezco para sentarme lo antes posible con el Concello y el propio club, porque es urgente, ya que es uno de los emblemas de la ciudad, con un gran respaldo social y una buena manera de vender ciudad y provincia». Pero tiene claro que el paso debe darlo el Concello: «Le toca mover ficha, porque la Diputación no puede sustentar en solitario un club como el COB, en el que seguimos creyendo y apostando firmemente».

Ciertos rumores aseguran que directivas anteriores del club podrían hacerse cargo del club. En este sentido el propio Bernardino González es claro al afirmar que «apoyaremos a quien quiera hacerse cargo de la entidad como hemos hecho hasta ahora», insistiendo en la necesidad del compromiso del Concello.

Por otro lado, El Lucentum está al borde de la disolución. El club descarta prácticamente jugar en la ACB al no poder pagar los cerca de 1,8 millones que debe abonar antes del viernes. El consejo se plantea la disolución de la entidad por no ver viable seguir una temporada más en la Adecco Oro, por lo que se le abre una posibilidad, aunque lejana, a COB y Melilla de quedarse en la Adecco Oro.