Pablo Hernández abandonó hace cuatro años su confortable hogar en Santiago de Compostela rumbo a su particular sueño americano. El alero, formado en el Rosalía de Castro, uno de los equipos más emblemáticos de la capital gallega, confirmaba que se embarcaba en una nueva etapa tras firmar por la Missouri Baptist University, en St. Louis.

El tiempo ha demostrado que la elección fue la correcta. En su año senior, el jugador compostelano ha alcanzado los 1.000 puntos con los Spartans, quienes disputan la NAIA, una liga universitaria similar a la NCAA pero de menor calado.

https://platform.twitter.com/widgets.jsTras dos temporadas de aprendizaje, Pablo ha ido desarrollando su juego y evolucionando hasta convertirse en un habitual en el quinteto inicial de los Spartans. El pasado curso fue incluido en el AMC Second Team All-Conference y recibió la NAIA Honorable Mention All-American.

En la presente temporada, el jugador gallego podría repetir la hazaña y, de momento, promedia 12.3 puntos por partido, habiendo firmado, al menos, quince, en tres de los últimos cinco.