Los ourensanos no acusaron el parón de la jornada de descanso y dominaron el partido de partido a fin. Cuarta victoria seguida que los sitúan segundos en la tabla y primeros en porcentaje de victorias

 

Instituto de F. Clínicas Rincón: Soluade (13), Magdevski (5), Belemene (6), Karahodzic (0), Guillén (8) –cinco inicial- Gutiérrez (5), Jiménez (9), Sánchez (7), Sabonis (11), Diatta (0) y Okouo (2).

Club Ourense Baloncesto: Rivero (6), Arco (6), Martínez (5), Fieler (12), Busma (12) –cinco inicial- Díaz (7), Brown (10), Suka (2), Rejón (11) y Allison (17).

Parciales: 

  15   11   18   22
  17   26   25   20

 

Árbitros: Lucas De Lucas, Angel De – Zafra Guerra, Francisco Jose. Sin eliminados

Incidencias: partido correspondiente a la 10ª jornada de la Liga Adecco Oro disputado en el Pabellón del Carranque de Málaga

 

Dos semanas sin competir, un largo viaje a Málaga y un rival joven sin nada que perder parecían trabas suficientes para que el partido que el Club Ourense Baloncesto debía disputar en tierras andaluzas no fuera fácil, sin embargo, la concentración desde el inicio, la intensidad durante los cuarenta minutos y el perfecto juego como equipo hicieron del partido ante Clínicas Rincón una nueva fiesta para el COB, que venció por 22 puntos y suma su cuarta victoria consecutiva, la sexta en una temporada donde el objetivo de volver a empezar se está cumpliendo más que satisfactoriamente. Una victoria de equipo sin nadie más que otro y la prueba está en que seis jugadores están con más de 13 puntos de valoración.

Desde el primer minuto el Club Ourense Baloncesto mostró que quería llevarse la victoria de Carranque y, de la mano de Chase Fieler, pronto se marchó en el marcador (0-9). Un mate tras robo y un triple lanzaban al COB, que pronto demostraba que la semana de descanso no había frenado sus ansias de triunfo, de hecho, las había aumentado. Un nuevo mate de Fieler y otra canasta de Busma ponían al equipo dirigido por Gonzalo García de Vitoria doce arriba cuando Clínicas Rincón solo había anotado un triple de la mano de Magdevski, sin embargo, unos buenos minutos del filial malagueño guiado por Tuty Sabonis terminaban igualando el resultado al final del primer acto (15-17, min. 10).

Fue Guillermo Rejón quien, a base de tiros libres y canastas en el poste, volvió a lanzar al COB nada más comenzar el segundo cuarto (20-31, min. 13), y poco a poco, a base de contraataques y buenos lanzamientos exteriores la ventaja fue aumentando. Clínicas Rincón no encontró respuesta y el COB se fue encontrando más cómodo. Así, un nuevo triple de Fieler prosiguió una buena canasta de Allison tras asistencia de Rivero. Canasta tras canasta, el COB aumentó la diferencia en el marcador hasta los diecisiete puntos (26-43, min. 20).

La intensidad no decayó en el tercer cuarto, y pronto Edu Martínez y Salva Arco, y después Marcos Suka y Tyler Brown, todos con 0 puntos al descanso, comenzaron a anotar. Comenzó Edu con un buen triple desde la esquina y siguió Salva Arco con otros dos lanzamientos desde la línea del 6.75. Entre medias, Busma no perdonaba al rival en la zona y Fieler volvía a anotar. Una canasta tras otra, en el ecuador del tercer cuarto, el partido estaba roto (32-58, min. 25). Entraron Rejón, Allison o Brown y nada cambió. Al final de los primeros treinta minutos, la ventaja se había estabilizado (44-68).

El COB defendió duro, reboteó y corrió. Incluso hubo tiempo para el lucimiento, como en varias asistencias de Tyler Brown, Rivero y Rejón o en las penetraciones de Christian Díaz o Marcos Suka. Pudimos ver a un Ben Allison enorme, sacando faltas, haciendo mates y anotando desde la media distancia. Con un triple de Soluade Clínicas Rincón llegó a ponerse a menos de 20 en el último cuarto (55-73, min. 34), pero nada más lejos de la realidad. El Club Ourense Baloncesto volvió a apretar y terminó llevándose la victoria por una diferencia de 22 puntos (66-88, final).

El próximo viernes toca derbi con el Breogán en Lugo. El Club ha puesto un bus para los que quiera asistir al partido. 

 

PINCHA AQUÍ PARA VER LA CLASIFICACIÓN