En el mejor partido de la temporada, el Ourense Provincia Termal venció al Actel Força Lleida (84-69) y logró, a falta de tres jornadas para el final, la salvación matemática

  • Una gran racha de cuatro triunfos consecutivos (cinco en los últimos seis partidos) ha sido la clave principal para este magnífico  final de temporada

 

Gran encuentro de un COB que creció desde la defensa y en el que destacaron los 16 puntos de Diego Kapelan, los 14 de Jonathan Barreiro o los 12 de Pedro Rivero en una noche liderada por su superioridad en el rebote del cuadro local (35-25).

Sabía el Actel Força Lleida que su visita a Ourense no iba a ser un encuentro sencillo teniendo que medirse a un COB en alza tras los tres triunfos consecutivos con los que el cuadro de Gonzalo García había remontado el vuelo. Unas sensaciones confirmadas durante los dos primeros minutos de partido a través de un parcial de 7-0 con una repartida anotación y con el que los locales lanzaron su primer aviso serio de un choque en el que Juanpi Sutina campeó el temporal con cinco puntos consecutivos con los que recuperar las constantes vitales al final del primer acto (23-14). Pero lejos de poder meterse en partido, a los hombres de Joaquín Prado se les atragantó la defensa de un trabajador Ourense que creció desde su propio aro cerrando a la perfección el rebote. Con Jonathan Barreiro “on fire” y el equipo muy acertado desde más allá del 6,75, los gallegos fueron abriendo brecha para alcanzar el descanso con una renta superior a una veintena de puntos que aportaron tranquilidad e invitaban al optimismo (47-25).

Con el encuentro ya muy cuesta arriba, a los hombres de Joaquín Prado no terminaron de salirles las cosas tras el paso por unos vestuarios que espolearon aún más a un equipo que disparó las rentas por encima de la treintena mediado el tercer acto (57-27). El tiempo muerto solicitado por Joaquín Prado sirvió para espolear a sus hombres y, en especial, a un Josep Pérez que fue capaz de anotar 8 puntos consecutivos -2 triples- con los que aportar un balón de oxígeno a un equipo que lograba reducir de este modo las diferencias en una decena al final del cuarto. Con los últimos 10 minutos por jugarse y el encuentro prácticamente sentenciado al COB le bastó con mantener las líneas básicas de su juego a través de la experiencia y la veteranía de un Guillermo Rejón que ejerció como líder sobre la cancha para certificar la cuarta consecutiva y meterse de lleno en el playoff por el ascenso (84-69).